Las triadas psicológicas del eneagrama

triada

Miguel Ortiz  | Psicólogo.-

De acuerdo con la psicología sufí, para lograr una mayor comprensión del ser humano, se debe distinguir a la psique de sus funciones. La psique es la esencia con que nacemos en una de las nueve cualidades de Dios, y su función está definida por la manera en que podemos expresarnos a través de nuestro cuerpo psicofísico.

Las funciones de este último, pueden agruparse en tres principales ejes que se relacionan con los tres componentes básicos del cerebro: instintivo o primitivo, emocional o límbica e intelectual o cortical. La personalidad es una máscara o filtro que se crea como compensación de nuestro desconocimiento de sí mismos, se fija o se desenvuelve a través de una de estas tres funciones básicas. Así tenemos personas más instintivas, más emotivas o más racionales. En individuos donde se desarrolla más una función que otra, es a expensas de dejar sin el mismo desarrollo a las otras dos funciones, por ejemplo si se desarrolla una personalidad emotiva, se dejan raquíticos al instinto y al intelecto, y viceversa.

Esta focalización de la personalidad en un centro se origina en la infancia, en los primeros siete años de vida, debido a que tenemos tres necesidades básicas que debemos satisfacer para sobrevivir: necesidad de autonomía individual (necesidad del instinto), necesidad de relación socioemocional (necesidad del centro emocional) y necesidad de sentido  y  seguridad (necesidad del intelecto). Cuando en el niño una de estas necesidades es especialmente un problema, entonces el enmascaramiento de la esencia, el desarrollo de su personalidad, se centra en la satisfacción de esa necesidad, originando un desarrollo inarmónico y desequilibrado.

1. Si peligra la afirmación del ser. Si en la infancia, percibimos que peligra la afirmación de nuestro ser en el mundo, en un espacio concreto donde no podemos distinguir con facilidad quién soy yo, quiénes los demás, cuál es mi lugar y mi espacio aquí y ahora, cuando coartan la satisfacción de nuestros impulsos vitales de autoafirmación, de alimentación, de libertad, de sensaciones placenteras; surge entonces la necesidad de reforzar el área instintiva y para lograrlo nos focalizamos en ese centro dotando a nuestra esencia de una personalidad eneagramática del área instintiva, que será en alguno de los tipos 8, 9 y 1.

2. Si peligra la vinculación como necesidad. Al sentir que peligra nuestra necesidad de vincularnos con los otros, dar y recibir amor, cuidado, caricias, alegría, comprensión, diversión y comunicación, así como sentirnos abandonados o vulnerables; nuestra psique infantil se focaliza en el centro emocional para buscar satisfacer ese sentido de pertenencia socioemocional. Creará una personalidad del área emocional, en alguno de los tipos 2, 3, y 4.

3. Si peligra la seguridad. Cuando creemos y sentimos que no tenemos seguridad en el ambiente, porque no nos entregan esquemas o mapas de interpretación de nuestro mundo, que no hay claridad y confianza por una excesiva vigilancia censuradora y abusos de toda índole, no se formarán propósitos claros de por qué vivir, y nuestra alma se focalizará en el centro intelectual, intentando buscar el sentido y seguridad y la orientación para vivir. Formará una personalidad en la tríada del intelecto, de alguno de sus tipos, que son el 5, 6 y 7.

En el desarrollo infantil compensamos ante los peligros que percibimos, es un mecanismo de defensa y poco podemos hacer por tener un desarrollo equilibrado. De adultos, si nos damos cuenta de que nuestro desarrollo está incompleto y desequilibrado, de que podemos tener un desarrollo más armónico de todas nuestras funciones (instinto-movimiento-sexo, emoción e intelecto) entonces podríamos decidir querer trabajar por conocer a qué tipo de triada pertenece nuestra personalidad. Y ulteriormente trabajar en el desarrollo armónico y equilibrado de nuestra esencia y personalidad, pasando por las distintas experiencias de cada uno de los nueve tipos psicológicos y el equilibrio de las tres funciones principales.

Emprender este trabajo, es lo que se conoce como la vía del autoconocimiento o el camino interior. Esto es lo que enseña un instructor completo y competente del sistema del eneagrama sufí.

psicmiguelortiz@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s