“El tiro de gracia para el campo queretano”

peasant

Ketzalkoatl | Redacción.-

Es el título del libro que recientemente publicó la  investigadora de la facultad de filosofía de la UAQ,  Ana Cecilia Figueroa. Narra que en 1947, en territorio mexicano, el virus de la fiebre aftosa atacó al ganado (vacas, toros, cerdos, borregos y chivos) de 17 estados de la República, entre ellos Querétaro.

La autora detalla  “El gobierno Mexicano de Miguel Alemán presionado por Estados Unidos aplica la medida más drástica de su época para acabar con esta enfermedad animal,  a cambio de que el gobierno norteamericano pague una indemnización por el ganado sacrificado y que se haga cargo de los costos de la campaña (el rifle sanitario); además de hacerle préstamos millonarios al gobierno mexicano para restaurar los ferrocarriles e impulsar la industria petrolera”.

Se sacrificaron un millón de cabezas de ganado a nivel nacional y en Querétaro hubo más de 100 mil animales ejecutados.  En casos como el del Rosario y la Cuadrilla de Enmedio, en San Juan del Río, la maestra explica “Encontré informes de la prensa local donde declaraban que en un 96% se mató al ganado sano (…) Así que la gente empezó a rumorar que la fiebre aftosa no existía, y llegaban a la conclusión que Estados Unidos quería acabar con el campo mexicano y con el ganado para poder importar su leche en polvo”.

En Puebla, Morelos y Guerrero empiezan los levantamientos en contra del gobierno. Por otro lado, en Michoacán linchan a militares y en Ezequiel Montes, Querétaro matan a tiros a la gente de la campaña (veterinarios  y soldados). Esta insurrección prende focos rojos y Estados Unidos le dice al gobierno mexicano que hay que parar la matanza porque se está saliendo de control. Después de 8 meses, la campaña termina. Por su parte, el Gobierno federal reanima la producción ganadera, pero de una forma selectiva sólo a los ganaderos acaudalados les otorga financiamientos y créditos para modernizarse el campo e inicia la era de la industrialización donde los campesinos pobres no pudieron competir y se vieron desplazados, concluye.

redaccion@ketzalkoatl.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s