La Sabiduría de los cuentos de hadas

“ Y como si yo hubiera sido, en un cuento de hadas, la nodriza de una princesita, reconocí el pequeño lunar en su flanco “, Vladimir Nabokov

fairy

Claudia Borbolla | Guía Waldorf.-

En la actualidad, el niño se ve amenazado por una formación intelectual precoz. Las consecuencias de esto redundan en el bienestar del ser humano adulto que se encuentra en gestación en el primer septenio de vida. Los cuentos de hadas son un valiosísimo legado del pasado que alimenta y protege la vida interior del niño. Este cuidado juega un papel crucial para poder aspirar a una vida adulta plena.

En siglos pasados, contar cuentos a los niños era incuestionable. Hoy algunos creen que los cuentos de hadas únicamente albergan falsedades. Comprender el sentido de los cuentos de hadas en la educación nos lleva a comprender de manera profunda la esencia del niño, y en consecuencia del ser humano. Cada cuento de hadas expresa, de manera simbólica, una verdad que atañe al hombre. Las fuerzas humanas de percepción y sentimiento son alimentadas por las figuras arquetípicas de los cuentos –príncipes, reyes, princesas, magos-. Nuestras más puras fuerzas de crecimiento pueden, en la infancia, hermanarse con estas figuras. El auténtico contenido del cuento llega a profundidades tales que, incluso el adulto, tiene dificultad en comprender.

Hoy algunos creen que los cuentos de hadas únicamente albergan falsedades

Los cuentos constituyen un fermento para nuestra vida anímica que enriquecen las profundidades del alma desde donde más adelante nacerán nuestras esperanzas e ideales. Los cuentos con imágenes completamente distintas cultivan con fuerza el alma del niño, todos ellos ponen en escena el gran drama de la Humanidad. Los cuentos de hadas ofrecen al niño un apoyo de inapreciable valor para toda su vida; le señalan el camino luminoso que recorrerá y le otorgan la fortaleza para afrontarlo.

Es la narrativa, que comienza en el jardín de infantes con los cuentos y continúa acompañando al niño en su segundo septenio de vida, el hilo conductor de la currícula Waldorf. Este hilo conductor ofrece a los niños no sólo el inicio de una cultura literaria vasta y diversa, sino que le cobija ofreciendo respuesta a todo aquello que –de acuerdo a su nivel de conciencia- lleva consigo en forma de preguntas internas en lo profundo de su alma.

waldorflila@gmail.com

waldorfqueretaro.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s