La falsa bondad del Teletón de Televisa

El teletón de televisa. Imagen: Internet
El teletón de televisa. Imagen: Internet

por Mikhail Robles | Director Editorial*

Para cualquier persona que crea en las virtudes de la bondad y el bien común, debería ser indignante que una empresa corrupta como televisa se disfrace de empresa socialmente responsable, promoviendo que la gente done dinero al teletón, un espectáculo inventado para no pagar impuestos a la nación.

Las personas por lo común creyendo que hacer el bien es tan fácil como donar dinero al teletón, lo hacen, pues sus sentimientos han sido manipulados por la tele dictadura que gobierna México, a través de una producción audiovisual que muestra desesperadas, a personas con alguna discapacidad y con un alto grado de pobreza. Nunca cuestionan el porqué de esa pobreza extrema ni el privilegio de unos pocos “empresarios y políticos”, que en ese show se disfrazan de ovejas, pero que amasan grandes fortunas monopolizando recursos, naturales y humanos, en este país.

La bondad para Platón, en La República es resultado de la sabiduría. El conocimiento nos libera, nos prepara para alcanzar el bien, sólo el sabio puede ser bueno, el conocimiento más excelente es discernir el bien, que sólo se consigue procurando el bien común, “a la ley no le interesa que haya en la ciudad una clase que disfrute de una situación privilegiada, sino que procura el bienestar de la ciudad entera, introduciendo la armonía entre los ciudadanos por la persuasión o por la fuerza y haciendo que se presten los unos a los otros los servicios que cada cual es capaz de aportar a la comunidad” (República, Platón)

Esta sería de por si una razón suficiente y válida para no donar al teletón, pues promueve una falsa bondad y además el Estado es quién tiene la obligación de impartir justicia y condiciones de bienestar. Televisa esta por encima del Estado y la ley, veamos algunos ejemplos:

Televisa es un monopolio corrupto que acapara el 65% de frecuencias de tv abiertas, posee 225 estaciones que le fueron concesionadas y 32 afiliadas, es decir, 257, tiene el 68 % de televidentes mexicanos y concentra el 70 % de la publicidad que se destina a medios electrónicos y el 60 por ciento de la publicidad de todos los medios (tv, radio, periódicos, revistas, cine, internet, etc.), el 95 % del mercado de televisión vía satélite, con Sky, que tiene casi 2 millones de suscriptores, el 50 por ciento del mercado de la televisión por cable, , ya que es propietaria de Cablevisión, Cablemás y TVI (Multimedios), es dueña de 30 canales de televisión restringida. El 80 por ciento de los mexicanos se “informa” a través de la televisión y más del 50 por ciento sólo ve televisión.

El economista Ciro Murayama nos dice que el teletón “es una herramienta para que sus impulsores principales reduzcan el pago de sus obligaciones al fisco. Los donativos del público al teletón (ya sea con cargos al recibo telefónico, a través de cajeros electrónicos, depósitos bancarios, mensajes SMS, redondeo de cuentas, etcétera) no generan en automático recibos deducibles de impuestos para quien hace la aportación, por lo que las empresas que captan las donaciones pueden solicitar, para ellas, la exención fiscal gracias a las aportaciones de terceros. Se sabe que el grueso de los donativos lo hacen personas físicas de estratos sociales de bajos ingresos, así que con los aportes de los pobres las grandes empresas obtienen devolución de impuestos”. (http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/ 2011/11/55699.php)

En Querétaro no tenemos hospital psiquiátrico, y el presupuesto para educación especial es ridículamente pobre. Los 868 millones de pesos “donados” por el gobierno del Estado al teletón para la construcción de un hospital oncológico, constituye un acto de desprecio a las cientos de organizaciones civiles que trabajan en favor de personas discapacitadas y con cáncer en el estado, pues muchas no reciben ni un solo peso del dinero público.

Además nadie auditará fiscal y cualitativamente este hospital, pues fue reformada la ley de acceso a la información pública, acto calificado por el CEIG como un retroceso. Televisa tiene el poder absoluto sobre ese dinero público y el futuro hospital oncológico. A los pobres se les utiliza para alimentar un nuevo “ogro filantrópico” que cumple quince años de explotar económicamente a los adictos a la televisión.

“El que no pueda definir con la razón la idea del bien, distinguiéndola de todas las demás, y sea incapaz de abrirse paso, como en un combate, a través de todas la objeciones, aplicándose a fundamentar sus pruebas, no en la apariencia sino en la esencia, superando todos los obstáculos mediante una lógica infalible, no dirás que este hombre conoce el bien en sí, ni ningún bien, sino que, si por casualidad alcanza alguna imagen del bien, la alcanzará por la opinión y no por la ciencia y dirás que su vida presente la pasa en un profundo sueño y letargo, del que no despertará en este mundo antes de haber bajado al Hades para dormir allí un sueño perfecto” (República, Platón).

*dektk@post.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s