Silenciosa privatización del agua

Fuente del Jardín Guerrero. Foto: Yvo Felder
Fuente del Jardín Guerrero. Foto: Yvo Felder

por Luisa Zapata | Reportera

América Latina es el continente de mayor injusticia en el uso y acceso al agua: Maude Barlow, activista e investigadora.

Sin agua es imposible la supervivencia humana por un periodo mayor a 10 días. El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua, como indispensable para la vida humana, también establecieron, de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que el coste del agua no debería superar el 3% de los ingresos del hogar.

Al debilitarse la inversión estatal en la infraestructura del agua potable, el sector privado se fortaleció en la década de 1980. Ya en 2004 totalizó un mercado internacional con valor de 400 mil millones de dólares, un atractivo económico que en enero de 2003 motivó al gobierno mexicano para ofrecer, en la Organización Mundial de Comercio, abrir el agua a la inversión extranjera. En 2000, el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgó préstamos a 12 países –México entre ellos–, con la condición de privatizar el recurso, (“Trasnacionales, en la privatización del agua”, revistafortuna. com.mx).

Claudia Campero, investigadora de Food and Water Watch Blue Planet Project, indica que la privatización del agua en México tiene 5 vertientes identificables que son: servicios municipales de agua potable, edificación de plantas de tratamiento residuales, construcción de presas, embotellamiento del agua –del que México es el primer lugar en consumo mundial, y la contaminación, que crea a su alrededor empresas de tratamiento de agua, impulsadas por las políticas de Conagua (“Se extiende la privatización del agua en todo el país: Campero”, La Jornada). Empresas refresqueras, agroindustriales, papeleras y mineras son las principales industrias acaparadoras, consumidoras y contaminadoras de agua en el país.

La privatización del agua no ha garantizado el abastecimiento del líquido, además de que ha incrementado su costo. Tal es el caso de Saltillo, donde Rodolfo Garza, miembro de la Asociación de usuarios de aguas de Saltillo, mencionó que van 7 aumentos de precio (mayores a la inflación), además de los costos por las conexiones domésticas a la red son los mayores de todo México, pues rondan los 14 mil pesos (“Rechaza UAS que se privatice el agua”, elsiglodetorreon. com.mx).

Concesiones de gestión del agua, válidas durante decenas de años

Otro aspecto negativo de las concesiones en la gestión del agua, es que los periodos de operación alcanzan varias décadas, hecho que impide al gobierno en turno, revocarlas antes de tiempo. Tal es el caso de Aguascalientes, donde a una subsidiaria de la empresa Vivendi, el Municipio le concesionó la cobranza, administración, trabajos de rehabilitación y operación de las tuberías de agua potable, por un período de 30 años, y que vence en 2023. En tanto, en Guadalajara se proyecta la construcción del acueducto en el lago de Chapala, donde se concesionaría a la iniciativa privada su manejo durante 20 años. En el DF, se puede ver una “privatización parcial” que ampara cobros, reparaciones y facturación. En Cancún, desde 1993 y por 30 años, la empresa francesa Suez obtuvo un contrato para abastecerle de agua potable.

El 18 de octubre de 2012, activistas de 17 países reunidos en el foro internacional “El derecho humano al agua y al saneamiento en las constituciones: Avances y retos en América Latina”, alertaron sobre la tendencia privatizadora del agua, más aún, afirmaron que hay una iniciativa en el Senado de la República con la intención de privatizar a nivel nacional el líquido.

70% de la inversión realizada en el sistema Acueducto II, proviene de inversores privados

Sobre la tendencia privatizadora, basta recordar lo que dijo Felipe Calderón en Cadereyta de Montes (Querétaro), durante la puesta en servicio del Sistema Acueducto II “Sin embargo, algo muy importante, amigas y amigos. En esta Administración hemos propiciado y favorecido que haya inversión privada, porque no todo lo puede hacer el Gobierno de un jalón. Se puede hacer en el tiempo y ese financiamiento lo puede dar la inversión privada, que tanto contribuye al progreso del país” (“El presidente Calderón en la puesta en servicio del acueducto II de Querétaro”, presidencia. gob.mx).

En este sistema se invirtieron 2 mil 850 millones de pesos, de los cuales más de 70 por ciento (2 mil millones) corresponden al gasto realizado por la iniciativa privada.

¿Por qué en lugar de impulsar la privatización de la gestión del agua, no se impulsa a empresas estatales para realizar esta labor? Dicen a veces – desde los distintos niveles de gobierno- que no se cuenta ni los recursos ni los conocimientos para hacerlo, entonces el mensaje es claro, indican a los ciudadanos que dejan todo en manos de la iniciativa privada, porque ellos, los responsables directos, son incompetentes e ineficientes, para garantizar el tan elemental derecho humano al agua; para colmo, estas empresas han resultado tan o más incompetentes e ineficientes que aquellos quienes les heredaron sus responsabilidades.

*reporteroktk@post.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s