Trastorno por déficit de atención

Niños en el la Alameda de Querétaro. Foto: Ketzalkoatl
Niños en la Alameda de Querétaro. Foto: Ketzalkoatl

por Yulia Solovieva / Luis Quintanar | BUAP

Una alternativa distinta de diagnóstico y corrección: Psicología y Neuropsicología Histórico Cultural Vigotsky-Luria.

El trastorno por déficit de atención (TDA), es un síndrome que se observa en un alto porcentaje de niños y niñas con dificultades en el aprendizaje escolar y con problemas en el desarrollo psicológico en la etapa escolar. El análisis de las causas de este síndrome, es uno de los problemas más agudos a los que se enfrentan diferentes disciplinas como la neurología, la pediatría, la psicología y la neuropsicología.

Entre las posibles causas del surgimiento de este cuadro clínico se han propuesto factores genéticos, neurobiológicos, neuromorfológicos, neurofisiológicos, prenatales y perinatales patológicos, así como factores desfavorables del medio ambiente y alimenticios (Zavadenko, 2000; Osipova y Pankratova, 1997; Pineda y Roselli, 1997), por lo tanto es difícil encontrar una solución única de este problema. Las alteraciones o defectos de la atención, no pueden existir de manera aislada, sino que aparecen como parte de un conjunto de dificultades entre sí. Por ejemplo, entre ellas podemos encontrar dificultades en la expresión verbal, en la memorización y evocación de la información de acuerdo a un objetivo previamente establecido, en la percepción organizada y en la organización de todas las formas de la actividad. Asimismo algunos niños son activos e inconstantes, actúan de manera impulsiva, sin pensar y sin organización. Otros niños por el contrario, son un poco lentos, inactivos, despistados y desorganizados. Tanto unos como otros están unidos por las dificultades en la organización de la atención y la inhabilidad para planear y controlar acciones. Mientras el niño se encuentra en la etapa preescolar tales dificultades no son tan notables. Sin embargo, en la escuela estos niños no pueden seguir las instrucciones del maestro de manera exitosa, no escuchan la tarea hasta el final, se distraen, se equivocan durante la ejecución de las tareas. La ausencia de éxito escolar conduce a un decremento de la motivación para estudiar (deseo de aprender) y finalmente, el niño se convierte en un alumno con problemas en el aprendizaje escolar.

Algunos autores señalan que el establecimiento del diagnóstico de déficit de atención, ha dificultado la elaboración de los métodos adecuados para su intervención correctiva, ya que no descubren los mecanismos de los defectos y se aplican a todos los niños y niñas que presentan cualquier tipo de dificultad relacionada con este trastorno. En la clínica, el diagnóstico de TDA lo establecen neurólogos, pediatras, neuropediatras y psicólogos, sobre la base de las características conductuales del niño y de sus combinaciones cuantitativas a partir de pruebas psicométricas y como consecuencia, en México, el tratamiento en un gran porcentaje se realiza básicamente con fármacos y no se cuenta con programas de prevención.

Éstos métodos utilizados para la solución del problema de déficit de atención, se parecen en un aspecto principal: se dirigen a la disminución de los síntomas externos y no a la superación de los mecanismos que se encuentran en la base (las causas), y que determinan la estructura de este síndrome (Solovieva, Quintanar y Flores). Incluso en los casos en los que la farmacoterapia produce un efecto positivo, como la disminución de la hiperactividad del niño, ello no favorece su preparación adecuada para el aprendizaje escolar futuro. Desde el punto de vista fisiológico, el medicamento puede inhibir o excitar el comportamiento del niño, sin embargo, el medicamento no tiene ningún efecto en el nivel psicológico o de la personalidad del niño, debido a lo cual no soluciona los problemas actuales de su desarrollo. La teoría histórico cultural, a diferencia de otras posturas teóricas, considera que la actividad humana no puede dividirse en funciones, sino que debe considerarse en su totalidad. Por esta razón, las dificultades antes mencionadas no pueden corregirse a partir de una forma de intervención. La neuropsicología infantil desde esta perspectiva, no sólo trata de explicar las causas, sino también de proponer las vías y los métodos de corrección para este tipo de dificultades. Uno de los objetivos esenciales, es la elaboración de programas de corrección que correspondan a cada caso en particular de dificultades que presenta el niño, atendiendo a todas las áreas de su persona (física, emocional y psicológica).

Doctores del Instituto de Neuropsicología de la BUAP

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Muy importante su informacion en este problema de este tiempo
    Me gustaria recibir mas informacion acerca de este tema

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s