Incremento del IVA sin concesiones y excepciones, o el capataz se puso rudo

No al aumento de IVA en medicinas y alimentos, evento Morena Querétaro. Foto: Ketzalkoatl
No al aumento de IVA en medicinas y alimentos, evento Mujeres Morena Querétaro. Foto: Ketzalkoatl

Mikhail Robles| Editorial

En las modificaciones a los documentos básicos del PRI, aprobadas en la XXI Asamblea nacional ordinaria por más de 4 mil delegados, este partido intentó justificar su propósito de reformar la hacienda pública, diciendo que alimentos y medicinas están subsidiados y que para “combatir la pobreza y terminar con los privilegios fiscales” estos deberán gravarse con IVA, además de aumentarlo de 16% a 19%. A según de su lógica, entonces hay que aumentar el precio de los alimentos y medicinas vía impuestos, para que lo recaudado vaya a “programas sociales” y de esa manera “beneficiar” a los pobres.

En cuanto a los Estatutos, los priístas acordaron integrar en ella, nuevamente, al Presidente de la República. Además, la Comisión Política Permanente la encabezará el presidente Enrique Peña Nieto. Con estos movimientos se restaura el viejo régimen presidencial priísta, donde el Estado posee dos burocracias: una administrativa y otra de casta partidista, para así pasar del partido al gobierno y viceversa, de manera que nadie se quede fuera del presupuesto “público”, se “protege” el patrimonio del grupo en el poder.

El gravar con IVA alimentos y medicinas es recaudar más dinero de los que menos tienen y no significa ampliar la base de contribuyentes. Ya en el 2012 el secretario ejecutivo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el príista José Ángel Gurría, recomendó a México homologar el impuesto al valor agregado (IVA) en todo el país y “no dejar huecos” que causen déficit, al argumentar, falazmente, que a escala internacional la tendencia es a disminuir otro tipo de gravámenes, pero el IVA alcanza ya un promedio mundial de 19 por ciento, sin concesiones ni exenciones, “Lo que está pasando en el mundo es que se están reduciendo los impuestos al trabajo, a las inversiones, y se están aumentando los impuestos al valor agregado, a la propiedad inmobiliaria y a las emisiones nocivas al medio ambiente”. Nada novedoso, desde el mandato presidencial de Miguel de la Madrid, México ha seguido las recetas neoliberales del FMI, BM y la OCDE que han llevado al occidente capitalista a la gran crisis económica que padece actualmente.

“El nivel promedio de IVA en los países de la OCDE es alrededor del 18, 19 por ciento más o menos, pero es un 19 por ciento y punto, no un promedio de menos de 19, por ahí; en donde hay muchas excepciones, es un 19 de verdad, parejo (…) México no debe ser la excepción” (José A. Gurría).

Esta clase de argumentos de los priístas son falsos, no demuestran nada, es un Argumentum ad verecundiam (lat. “argumento dirigido al respeto”), una falacia que alude al “prestigio” de una organización (OCDE), o es un argumento ad populum (lat. “dirigido al pueblo”) porque dicen que si los demás países de la OCDE aumentan su IVA entonces nosotros debemos hacer lo mismo. No dejan en claro más que la intención de imponer reformas que sólo benefician a los poderosos, pues la recaudación adicional por gravar con IVA a alimentos y medicinas, sería de tan sólo 15 mil millones de pesos anuales, exprimidos a los más pobres y en contraste, por devoluciones y gastos fiscales que benefician a los corporativos monopólicos, el gobierno deja de recibir casi un billón de pesos anuales, según la Cuenta Pública 2011.

El capataz se pone rudo con lo más pobres y protege a los más ricos

¿A quién afecta más el IVA? A los pobres ya que el IVA es un impuesto regresivo y los que menos tienen pagarán un porcentaje mayor de sus ingresos, se cobra a todos los contribuyentes por igual, sin importar su condición económica. El consumidor final es quien paga el IVA.

Se dice otro argumento falaz entre los defensores de esta reforma: que los ricos pagarán más ya que consumen más. Pero es falso ya que los alimentos y medicinas son necesidades, no lujos, todos satisfacemos nuestras necesidades de alimentación y medicinas de forma constante y la recaudación neta es la misma sin importar el ingreso total de los contribuyentes.

Ya que es tan importante lo que hacen otros países desarrollados para los priístas, podrían estudiar y discutir el caso de Estados Unidos en donde no existe el IVA como impuesto federal, pero su equivalente es el impuesto a las ventas (sales tax), impuesto aplicado a nivel estatal, pero no todos los estados lo cobran. La tasa más alta de sales tax en EU es de 7.25% en California, y en Florida es de 6.0 %. En Canadá y Taiwán el IVA es del 5%.

De concretarse estas “reformas” hacendarias estaremos siguiendo las mismas recetas para “salir” de la crisis que siguen España, Grecia, Italia y Portugal, con las consabidas consecuencias de indignación social que no pueden paliarse. Estaremos tomando una medicina que no ha curado a nadie. En el sistema capitalista-neoliberal que se cae a pedazos, la medicina impuesta por el BM Y FMI implica recortes y aumento de impuestos, reduciéndose aún más el consumo interno que es el motor de la economía de cualquier país.
Nosotros preferimos subsidiar la agricultura, la alimentación, la salud, la educación, los transportes, etc., que a la alta burocracia, tecnocracia y a muchos corporativos transas. También recordemos con indignación que en el 2012 se anunció, como si fuera un orgullo, que México dará 10 mil mdd para “capitalizar” al FMI, y esto señores priístas, sí es un subsidio negativo que hay que dejar de pagar. –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s