Querétaro estancado en gestión de residuos

Bandas de separación del relleno sanitario de Mompani. Foto Ketzalkoatl
Bandas de separación del relleno sanitario de Mompani. Foto Ketzalkoatl

Victor Xochipa/Luisa Zapata | Reporteros

A pesar de ser considerado Querétaro, el Estado con el mayor porcentaje de recolección selectiva de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) del país, con 57 por ciento, la entidad no ha avanzado en el manejo de residuos desde hace dieciséis años, fecha en que se otorgó la concesión del relleno sanitario de Mompaní, a la empresa Proactiva Medio Ambiente (1997).

Las autoridades municipales, se han conformado con cumplir con la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos del Estado de Querétaro (canalizar la basura al relleno sanitario para su aprovechamiento o disposición final), aún cuando es posible llegar a cubrir los estándares internacionales por manejo integral de residuos, como ocurre en países de Europa o ciudades de EUA y Canadá.

El 19 de marzo del año en curso, el Presidente Municipal, Roberto Loyola Vera, presentó diez puntos para resolver el problema del manejo de residuos sólidos, tendiente a convertir a Querétaro en una Ciudad Eqrológica, anunció programas de aprovechamiento de biogás, granja fotovoltaica, instalación de contenedores de baterías usadas, ruta verde/castor ecológico, planta separadora de basura, convenio de relleno sanitario, recepción de residuos sólidos de los municipios de El Marqués y Corregidora, bandera verde, unidad de transferencia y biodigestor para el rastro municipal.

Desde hace dos administraciones Proactiva no ha cumplido

Pero la empresa proactiva ya había prometido esto desde el 2008, se comprometió a generar energía para el alumbrado público del Municipio de Querétaro, a través del procesamiento de biogás metano, pero no cumplió. Desde hace dos administraciones municipales no ha cumplido, razón por la cual en el 2011, el expresidente municipal, Francisco Domínguez Servién amenazó con quitar la concesión a la empresa, y dijo que estaba pensando darle la concesión a una empresa israelí mucho más ecológica. Posteriormente el tema fue dejado de lado, y pasó el tiempo sin mejorar el servicio que Proactiva ofrece.

A sabiendas de lo anterior, la actual administración municipal dijo que se replanteó la concesión del relleno sanitario (a la empresa Proactiva), para que sirva a los ciudadanos. No sabemos si sólo se trata de un voto de buena fe o si habrá más exigencias hacia la empresa para que cumpla -sin pretextos- sus compromisos acordados.

En el mes de abril del presente año, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y la SEMARNAT publicaron el “Diagnóstico Básico para la Gestión Integral de los Residuos, 2012”, destacando datos interesantes. Concluye que a nivel nacional la composición de residuos sólidos es de 39.57% susceptibles de aprovechamiento, 37.97% orgánicos y 22.46% otros.

Según este diagnóstico en Querétaro se generan alrededor de 2000 ton/día de residuos sólidos urbanos. Se recolectan cerca del 80% de sus residuos sólidos, y tiene el mayor porcentaje de recolección selectiva de RSU, con el 57%, pero en comparación con Jalisco, la entidad no cuenta con una norma a la separación de residuos.

Además, Querétaro no cuenta con plantas de composta como Jalisco y otras entidades. Si el municipio paga con nuestro dinero 140 pesos por recolección y almacenaje de una tonelada de basura a la empresa Proactiva, entonces gastamos 280 mil pesos diarios en este concepto, lo que suma 102 millones 200 mil pesos al año, en enterrar recursos valiosos para el planeta.

En general Querétaro es un estado que se toma como ejemplar en el manejo de su basura, comparado con la media nacional, sin embargo la entidad tiene la oportunidad de avanzar más en lo sustentable y está estancado; mucha responsabilidad tienen las autoridades municipales por no obligar a Proactiva a cumplir, pero también los ciudadanos por no exigir al municipio más eficiencia.

Una solución integral al problema de manejo de residuos sólidos debe comenzar por educar a los ciudadanos y autoridades, para dejar de considerar la basura como desechos y apreciarla como recursos reciclables, y no sólo esperar la eficiencia del sistema de recolección de residuos o la capacidad del relleno sanitario.

Los diferentes programas de educación ambiental son un fracaso, al grado que la mayor parte de la población los desconoce. Existe el Programa para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos del Estado de Querétaro (PEPGIR), hecho por la SEDESU en 2011, y tiene programado metas a corto, mediano, y largo plazo (2013, 2015 y 2017, respectivamente). Por su parte, el Municipio de Querétaro, cuenta con el Programa Municipal de Educación Ambiental (PMEA).

Un caso ejemplar en el manejo RSU es Oakville, Canadá, con su programa Basura Cero que “obligó” a los ciudadanos a procesar en su casa la materia orgánica en composta, logrando reducir el 50 por ciento del volumen de sus desechos, el porcentaje restante se recicla por empresas y sólo el 5% va a parar a un relleno sanitario. Una solución eficiente, que está al alcance de la ciudad de Querétaro, si los ciudadanos cooperamos. Ω

reporteroktk@post.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s