Economía, Barack Obama y Agustín Carstens

Fotografía de los Arcos Querétaro. Foto: Ketzalkoatl
Fotografía de los Arcos Querétaro. Foto: Ketzalkoatl

Por Enrique Kato | Economista

B arack Obama hizo un discurso en el Museo de Antropología en México que me pareció atractivo y ágil, aunque desafortunadamente lo hallé muy descontextualizado. Confieso que no hubiera buscado el vídeo ni hubiera “estudiado” el discurso a no ser porque los periódicos de Querétaro dijeron en primera plana que en el discurso se hizo alusión a la economía de Querétaro, que es materia de mi interés.

El presidente Obama describe la posición de México en el mundo y trastabilla para poder articular el vocablo Querétaro. El posicionamiento sobre nuestro país queda claro cuando unimos los términos con que describió a México: prosperidad, líder mundial, innovación, oportunidades laborales, abatimiento de la pobreza, sociedad de clase media y un estándar de vida que ya hubieran soñado nuestros padres y nuestros abuelos.

La descripción corresponde a lo que podríamos llamar un milagro económico, exactamente el término que utilizó Paul Krugman unos días después desde Monterrey para decir que ese milagro no está ocurriendo en México, aunque no canceló que pudiera haber un repunte. Se trata de un caso cuando debemos confrontar lo que estamos viviendo con nuestras expectativas de lo que nos tocará vivir.

Pero Obama no sólo dijo Querétaro, de hecho primero mencionó a Tijuana, Monterrey y Guadalajara. Y reconoció que México es productor mundial de automóviles. Quizá su origen estadounidense no le permitió reconocer que simultáneamente a su visita se iniciaron las obras de la planta de Honda en Celaya y de Audi en Puebla que son, precisamente, la plataforma exportadora del país, aunque no sean empresas de capital estadounidense.

la economía mexicana cada vez crece menos

Para contextualizar el momento en que se pronuncia el posicionamiento de Obama, se requiere señalar que las ventas en este país están estancadas. En los últimos 18 meses, las ventas dejaron de crecer. Además, las grandes empresas del país, las que siempre reportan utilidades a la alza, ahora reportan que no logran expandirse y que sus utilidades se reducen. Del lado de la economía familiar el índice de confianza del consumidor no muestra que hayamos superado el “shock” que tuvimos hace cinco años, tampoco muestra optimismo el indicador adelantado del INEGI sobre la situación económica. A esto podemos sumar el gasolinazo y la carestía de los alimentos. Con todo este contraste de economía convulsionada recibimos el discurso de Obama.

Para complementar las perspectivas sobre la economía del país retomo las declaraciones de Agustín Carstens, que es el encargado de la política monetaria, de imprimir los billetes del país, y es el gobernador del Banco de México.

Su presentación a los medios sobre el Informe de Inflación ocurrió, por coincidencia, el mismo día que se presentó la reforma financiera.

Destaco dos de sus posicionamientos. El primero, el reconocimiento de que la economía mexicana cada vez crece menos, fenómeno que se llama desaceleración. A pesar de esta evidencia negativa no se le concede mayor atención por parte de los principales encargados de la economía nacional.

El segundo posicionamiento, que ofreció a modo de adelanto, fue que las reformas económicas en nuestro país pueden servir como factores sustitutos al alto peso que hoy tienen las exportaciones en la economía mexicana. La declaración de Agustín Carstens revela la elevada expectativa que tienen en el Banco de México sobre la reactivación del mercado interno e, implícitamente, de los tiempos sombríos que seguimos viviendo en México y en el mundo. La transformación económica que se requiere es de gran magnitud e implica una orientación incluyente y equitativa.

En contraste, en un análisis, publicado por el propio Banco de México, estimaron de baja magnitud el impacto de la reforma laboral aprobada, donde por cierto no contemplan un escenario negativo o pesimista, quizá por ello se mantienen optimistas de los resultados por venir. Ω

enrileo@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s