Dispersión urbana y polución ambiental

Tráfico en Boulevard Bernardo Quintana Querétaro. Foto: Ketzalkoatl
Tráfico en Boulevard Bernardo Quintana Querétaro. Foto: Ketzalkoatl

Saúl Obregón | Urbanista, UAQ .-

El aumento constante de la población urbana y sus necesidades de transporte, traen consigo el crecimiento de la motorización, esto conlleva a que las emisiones de las fuentes móviles sean consideradas como parte de la problemática ambiental, y por tanto, requieren ser incluidas dentro de las estrategias para el mejoramiento de la calidad del aire urbano.
Las emisiones que se originan en la operación de un vehículo se deben a un conjunto de elementos conformados por el motor, el combustible y el modo de uso; es decir, que las emisiones emitidas a la atmósfera resultan de la interacción de estos tres factores y no de alguno en particular. Los vehículos generan emisiones del escape: a)evaporativas, y b)las que son producto del desgate. Las más comúnmente consideradas son las provenientes del escape, que resultan de la combustión de la gasolina y que son liberadas por el escape del vehículo.

Los contaminantes de interés clave derivados de las emisiones vehiculares incluyen a los contaminantes criterio como: HC (hidrocarburos), NOx (óxidos de nitrógeno), SOx (óxidos de azufre), COV (Compuestos Orgánicos Volátiles), CO (monóxido de carbono), y las partículas PM (partículas en suspensión). También incluye los gases de efecto invernadero, que aunque no afectan a la salud son precursoras del cambio climático, como es el CO2 (dióxido de carbono), el CH4 (metano), el N2O (oxido nitroso) y el O3 (ozono).

En la actualidad existen diferentes metodologías para estimar las emisiones vehiculares, las denominadas de arriba hacia abajo (top-bottom) y las de abajo hacia arriba (bottom-up), la primera de ellas parte del principio de estimar las emisiones de acuerdo al consumo de energía final y la segunda a través de ecuaciones que calculan cada tipo de emisión de acuerdo a su fuente, al origen donde se producen, entre otros factores significativos en la estimación. En México se utilizan ambas metodologías, haciendo uso de los procedimientos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), y de herramientas informáticas como el MOBILE6, el HDM-4 y el COPERT, estas herramientas nos ayudan a estimar emisiones vehiculares para los inventarios de emisiones.

Para la estimación de emisiones en el caso de la Zona Periférica de la Zona Metropolitana de Querétaro, en una investigación realizada por la UAQ y financiada por el CONACYT y el Gobierno del Estado de Querétaro, se obtuvieron los desplazamientos y las características de cilindrada del vehículo en el que realizó el viaje, así como el tipo de combustible y el año de fabricación del vehículo. Las emisiones consideradas se seleccionaron a partir del Instituto Nacional de Ecología (2006) el cual expone los siguientes efectos: Las PM se caracterizan por su tamaño y su importancia radica en su impacto sobre la visibilidad así como en sus posibles efectos y daños para la salud; el CO no es precursor de PM, pero puede tener efectos en la salud de la población y puede contribuir a la formación de ozono (aunque este efecto es reducido); los COV, HC y NOx son importantes precursores de la formación de ozono, así como precursores de partículas secundarias. Los efectos a la salud varían en función del tiempo de exposición y la sensibilidad de la población en los órganos relacionados con la respiración y los ojos. A partir de dichos datos y considerando como temporalidad una hora (en específico la hora de máxima producción de viajes de 7:00 a 8:00hrs), se estimaron las emisiones polucionantes producidas en dicha zona, obteniendo: 315.949 kg de NOx, 9.633 kg de CH4, 615.54 kg de VOC, 3,903.89 kg de CO, 4.434 kg de N2O, 53,005.79 kg de CO2, 104.093 kg de HC y 1.292 kg de PM10.
Pero, ¿Qué tanto afecta la dispersión urbana? Para estimarlo, se comparan dichos resultados de la situación actual y se crea un estado hipotético de ciudad continua a la Zona Conurbada de Querétaro (ZCQ), para ello, los viajes producidos durante dicha hora se colocan virtualmente en la frontera de la ZCQ. En términos de emisiones contaminantes los resultados muestran que la dispersión urbana en la ZMQ incrementa en más del 20% cada uno de los factores ya expuestos, principalmente en las emisiones de N2O (con un 25% más). Igualmente, el consumo de combustible en dicha hora es de 11643.21 lt en la situación actual, y al simular un estado de ciudad continua, el consumo se redujo en un 13.21% (de un promedio de 1.27 lt / veh a 1.1 lt / veh). El tiempo de viaje se reduce en un 12.6%, pasando de un promedio de 29.21 a 25.52 min por desplazamiento y la distancia media recorrida por vehículo se reduce en un 21%, pasando de 23.49 kilómetros de 18.66 kilómetros. A partir de lo expuesto, es fácil responder ¿Qué tipo de ciudad es más amigable al ambiente?Ω

*saul.obregon@uaq.mx

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s