Las reformas de EPN en la vida cotidiana

Contemplando el cielo y las montañas. Foto: Ketzalkoatl
Contemplando el cielo y las montañas. Foto: Ketzalkoatl

Fernando Islas Blas | Periodista, estudiante UAQ.-

Iniciamos un nuevo año, nuevas esperanzas, anhelos y metas que deseo sean cumplidas en su mayoría, pero ¿Cómo será el final de este año nuevo 2014? Aquí un posible panorama.

Mi nombre es Pedro, era estudiante de secundaria en la zona del pueblito, aquí en Querétaro. Un día mis padres ya no me llevaron a mi escuela, que porque ya no era pública y nos cobraban como si fuera una privada, ese mismo día en la noche recuerdo que hubo una reunión en la casa de la Maestra Mari, quien les decía a mis papás que la razón por la que ahora no podía ir a la escuela era la reforma educativa, misma que también hizo que ella perdiera su trabajo.

Como si esto no fuera suficientemente malo, mi papá, Roberto Ortega, se quedó sin trabajo a mitad de año, en vacaciones de semana santa para ser exactos. Un día llego muy triste que porque lo habían despedido y sólo dijo: ¿Cómo le voy hacer para poder pagar todos los gastos de la casa? Dos días después le llamaron de su trabajo y le dijeron que si quería regresar pues era bienvenido.

Con esto pensé que todo volvería a mejorar en mi casa, pero gran sorpresa me llevé cuando al regresar mi padre de su cita de trabajo le decía a mi mamá que no era justo que le dieran un nuevo contrato y que le iban a aplicar un tal “outsourcing”, le iban a quitar sus prestaciones y que a partir de ahora ganaría sólo 7 pesos la hora. Recuerdo la rabia de mi padre, pero recuerdo más lo que le dijo mi mamá: ¡Ya ves Beto!, más de una vez te dije que los chavos andaban luchando en contra de la reforma laboral y que había que apoyarlos, pero tú en ese momento decías que era mentira, ahora se cumple cada una de las cosas que nos advirtieron.

Justo en pleno verano murió mi abuelita, dice mi mamá que fue por culpa de la reforma energética, yo digo que fue porque no la quisieron atender en el hospital o ¿acaso mi abuelita necesitaba gasolina? esta fue la primera pregunta que me hice, misma que desapareció cuando encontré en el buró del cuarto de mi mamá, un papel de esos que andan repartiendo por toda la ciudad chavos y chavas.

En ese papel decía que con la reforma energética 4 de cada diez hospitales iban a dejar de recibir el dinero que les daban para poder funcionar y es ahí cuando caí en la cuenta de que, por desgracia, el hospital al que había ido mi abuelita era de los que se había quedado sin dinero para funcionar y pues pobre de ella, porque precisamente por culpa de esa cosa que se llama reforma energética durante toda la enfermedad se le complicó mucho a mis papás para poder pagar la medicina de mi abue y recuerdo que mi mamá se enojaba mucho cuando íbamos a la farmacia que porque ya tenían IVA las medicinas y los alimentos.

Pues no sé, la verdad es que yo no sé mucho de eso de las reformas ni para lo que sirven, sólo sé que a mi familia la pasaron a amolar de pies a cabeza. Por otro lado Judith, mi vecina que iba en la prepa sur y a quien veía todas las mañanas en la parada del camión, por la mañana de un jueves ya no la vi, pensé que probablemente estaría enferma y que al otro día la vería pero no fue así, ese mismo día en la tarde me quede frío al ver todos los postes de mi casa llenos de hojas con la foto de Judith con una leyenda que decía “Se busca”.

Una vez escuché a mi mamá y a la de Judith platicar que ya llevaban tres meses buscándola, que no habían tenido ningún resultado y que las autoridades no querían hacer nada para poder dar con ella. Algo que me causó curiosidad es que la mamá de Judith se dedicó a informar a todas las chavas de la colonia acerca de la cantidad de desaparecidas que hay en Querétaro y que el gobierno no quiere aceptar.

Casi al final de Noviembre mi calle se llenó de luto una vez más, todos pusimos un moñito negro en nuestra puerta porque José, el hijo de Manuel, misteriosamente había aparecido muerto por Menchaca, dice su papá que por decir la verdad el gobierno lo ajustició. José trabajaba en un periódico y recuerdo que constantemente contaba en las reuniones vecinales que hoy en México era más seguro ser delincuente que periodista.

Como podrán ver este no fue un año fácil y dice mi papá que todavía le faltan 4 años a Peña Nieto y que la cosa se pondrá peor, espero que no sea así. Por lo pronto este 2014 no fue el mejor, ya no puedo ir a la escuela, mi papá casi nunca esta en casa y gana poco, mi abuelita murió, mi amiga desapareció y a mi mamá no le alcanza para comprar comida para mi hermanita y para mí.

Este es un panorama que seguramente 4 de cada 10 estudiantes vivirán al final de este 2014 y todo por las llamadas “Reformas Estructurales” de Peña Nieto, quien de la mano de Televisa y TV Azteca lo único que hicieron fue engañar al pueblo.

Es por eso que ahora que inicia este año, es una excelente oportunidad de iniciar un proceso de concientización, ya que si el presente es de lucha, el futuro es nuestro. Ω

rocete_10@hotmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s