Sustentabilidad: ¿Un verdadero estilo de vida o una moda verde motivada por el capitalismo?

Taller de bioconstrucción con Proyecto San Isidro. Foto: Ketzalkoatl
Taller de bioconstrucción con Proyecto San Isidro. Foto: Ketzalkoatl

Gemma Trejo |profesor – investigador ITQ

En nuestro vocabulario se puso muy de moda la palabra “sustentabilidad”. Hoy por hoy es de las más pronunciadas por el sector político y empresarial, y por imitación, por nuestra sociedad en general. Si lo conceptualizamos técnicamente corresponde a mantenerse por sí mismo sin comprometer o agotar los recursos de las generaciones futuras (Brundtland, 1972). Este concepto como la fuente lo indica se generó en los años setenta cuando comenzaron a notarse las consecuencias de la crisis de energéticos y se detonaron las guerras para obtener el poder sobre ellos.
Y deberíamos dejar de crecer a costa de la naturaleza o hacer una pausa para permitirle recuperarse y atenuando el riesgo latente del cambio climático, así como nuestro gobierno debería coordinarse codo a codo con la sociedad para eliminar los problemas de hambruna y de exclusión o repulsión de todo tipo, cuidar la relación de precio por los energéticos y recursos con una cultura de consumo necesario no el derroche del cual todos los seres humanos somos culpables.

En resumen, es una revolución cultural, no una moneda de cambio para aparentar la moda ya que todos de repente queremos ser sustentables en nuestros vehículos V8, con nuestros electrónicos de última generación que consumen energía y recursos en su operación tanto como en su producción, a los cuales estamos conectados, pero desconectados de nuestra sociedad quedando indiferentes a lo que suceda, situación que al final se va a traducir en deterioro de nuestra corteza terrestre. El poder de los medios nos va envolviendo en el mar del consumismo y de esta manera nos venden “sustentabilidad” repitiéndonos una mentira tantas veces hasta que creamos que es verdad.

Y es increíble que se compren las cosas que cualquiera puede hacer, por ejemplo un compostero para tu basura orgánica lo puedes comprar en tiendas como Costco, y en cambio tus abuelos podrían decirte cómo hacer uno simple, y si no en internet lo encontrarías; Youtube es una herramienta eficaz y nunca faltan los PDF’s, pero en vez de usar la tecnología a nuestro favor terminamos siendo esclavos de la misma. Este 2013 en la edición de la Expo Cihac (expo de construcción más grande de Latinoamérica) se comercializaba un “baño seco compostero” en la ridícula cantidad de 48 mil pesos, cuando tú puedes construirlo y no tiene mayor ciencia, simplemente el hecho de conocer su operación y especificaciones pertinentes, por menos 5 mil pesos; si quieres conocerlo lo tenemos en la vivienda rural sustentable que es un producto de investigación del cual forma parte el Instituto Tecnológico de Querétaro y es apenas un elemento de sustentabilidad del mismo.

Día a día se nos repite que estamos acabando con el planeta y es sorprendentemente incongruente que este tipo de campañas las realicen empresas como Coca-Cola® el líder empresarial icónico de la cultura norteamericana e imagen inherente al capitalismo. Empresa que por una parte, como muestra, en 2013 inaugura una obra hidráulica donde se estima en su capacidad máxima recoger 35,000 metros cúbicos de agua pluvial la cual va a beneficiar a 800 personas en una comunidad de Guerrero. Y en contraparte gasta en un solo año -en sus procesos productivos- más de 283 millones de litros de agua, cantidad con la que podríamos todos los que compartimos la superficie terrestre tomar agua potable por más de diez días.

Y así las cosas, por ejemplo una práctica que tenemos mucho en la construcción, sector donde en la operación de los edificios se genera el 60% de dióxido de carbono emitido al medio ambiente es la certificación LEED, porque “está de moda respetar al medio ambiente”, esta certificación incrementa hasta un 20% el costo de una edificación y esto se va mayormente en pagar los honorarios de los certificadores, esta certificación es más una tendencia mercantil que lucra con la crisis de energéticos causada por el mismo sector que ahora viene a vanagloriarse, este tema lo trataremos posteriormente ya que hay mucha tela para confeccionar.

Desde hace siete años a los intereses estadounidenses les conviene hablar de la “cultura verde”. Y mientras no les convino a ellos, este término estaba escondido detrás de definiciones como “abraza-árboles” y que tal fue conveniente y ahora se diseña, fabrica e invierte en verde; existen inclusive “Halcones Verdes” creados por el pentágono, Walmart que por supuesto es la empresa menos sustentable y si me preguntas por qué, sólo observa la lista interminable de demandas laborales que cuelgan como esferas navideñas (tal cual como del árbol natural que para enero vas a tirar), ya le “entró” a la revolución verde, abriendo tiendas verdes, claro es un término rentable y está de moda, con todo el concepto de energías alternativas implícito.

Esto es una crítica para nuestro estilo de vida. Sí, el tuyo y el mío, si le bajamos a los niveles de consumo y apagamos la cajita negra (la televisión -por si no entiendes mi sarcasmo), las cosas cambiarán, estaremos menos atrapados en la “carrera de la rata” como me lo dice todos los días Luis Enrique, no consumiremos cosas que no necesitamos, no estaremos endeudadísimos y no viviremos trabajando de sol a sol, repitiendo la historia todos los días pensando que es normal, descuidando otros aspectos fundamentales en nuestra vida entera por dinero, para comprar lo que el tiempo -que sí tenemos pero hemos vendido o estamos desperdiciando en nuestros electrónicos- nos podría dar, descuidando lo más importante a nuestros seres queridos y a nuestros hijos los vamos dotando de menos y menos valores y al final dejamos de enseñar lo importante, para hacerles creer que el nivel socioeconómico y de consumo –que refleje cuánto puedo pagar- parezca lo más importante.

Si seguimos el ciclo de consumo tal y como está, cada vez que nos miremos en el espejo estamos viendo a la próxima especie en peligro de extinción. Ω

gtrejo3@hotmail.com

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s