Atrévete a pensar, no te conviene creer

Tráfico sobre Av. Zaragoza Querétaro, Qro. Foto: Ketzalkoatl
Tráfico sobre Av. Zaragoza Querétaro, Qro. Foto: Ketzalkoatl

Mikhail Robles | Editor

El Gobierno del Estado de Querétaro a través del Ejecutivo José Calzada ha reactivado su campaña electoral del 2009 en este 2014, nuevamente convocando a los ciudadanos a creer en Querétaro, en México y su destino (lo que sea que esto signifique, recordemos el eslogan “Querétaro creo en ti”), en el PRI, en las obras de un Gobierno saliente que ha congelado muchos temas importantes, como la participación ciudadana, la transparencia en el presupuesto publicitario, la transparencia en fiscalización, la modernización del transporte público, el ordenamiento territorial, la seguridad, la protección ecológica, el empleo, entre otros.

Pero de qué se habla cuando convocamos a creer. Creer es una palabra proveniente del latín credere que significa confiar en. Ahora podríamos decir que el Gobierno de José Calzada invoca a los ciudadanos a creer nuevamente en ellos, los de su grupo de poder. Pero esta invocación, suena a desesperación, a que no están seguros que el ciudadano común de Querétaro les vaya a dar su voto como hace casi cinco años.

Tienen razón en estar preocupados, pues si el ciudadano medio tiene algún referente de una buena gestión pública, este es la mejora en los servicios y obras públicas. Las obras más visibles en la ciudad del Gobierno del Estado actual son el Hospital Teletón cedido a Televisa y las numerosas obras para automovilistas, además de la desaparición del pago de Tenencia que beneficia a quienes tienen automóviles.

Convocar a creer es evocar el sentimentalismo y cursilería en lugar del pensamiento crítico, es intentar adormecer la razón de miles de personas indignadas ante un Gobierno que ha sido ciego y sordo ante cientos de propuestas ciudadanas para mejorar la ciudad. Se puede confiar en un gobierno, cuando este gobierno ha demostrado con hechos que gobierna para vivir bien todos.

Sería irresponsable otorgar dogmáticamente nuestra confianza a quien, desde arriba, permanece bloqueando toda propuesta ciudadana. Convocar a creer ciegamente en el poder institucional ha generado históricamente abusos extremos hacia los mexicanos, produciendo el dogmatismo en el nivel teórico del conocimiento y los fanatismos en el nivel práctico. Recordemos cualquiera de los escándalos de la Iglesia Católica y del PRI en los últimos tiempos, como el caso Marcial Maciel y la compra de votos con tarjetas Soriana.

¿Para qué me sirve el traje de fiesta de la libertad si en casa tengo que llevar el delantal de la esclavitud?, se pregunta irónicamente Hamann. Esa libertad a la cual se convoca a diario en cada discurso democrático. ¿Por qué deberíamos atrevernos a pensar y hablar por nosotros mismos si esas capacidades han de verse inmediatamente silenciadas por un bozal de obediencia? También pregunta Negri.

¡Sapere aude! ¡Ten valor para servirte de tu propio entendimiento! Respondería Kant al Gobierno del Estado de Querétaro, no creas a nadie y menos a una autoridad.

Kant defiende, que es el ser humano el que debe abandonar el estado de dependencia (Unmündigkeit) o minoría de edad espiritual en el que se encuentra por su propia culpa, por simple cobardía y pereza.

Debe emanciparse de esa situación y atreverse a utilizar la razón para guiarse a sí mismo, sin la tutela ejercida por su confesor, su médico de cabecera o cualquier otra figura de autoridad. En suma, debe ejercitar la capacidad de pensar por sí mismo (Selbstdenken) y no permitir que otros piensen por él.

Parece ser que los propagandistas del Gobierno del Estado leen mucha superación personal, pero nada de Filosofía. ¿O acaso convirtieron a “El Ánimo” en su único asesor? Es una lástima que no quieran ciudadanos verdaderos, críticos, racionales y que en lugar de esto apuesten por técnicas de mercadeo tipo feisbuc, donde lo único que importa es aumentar el número de los fans haciéndolos creer en una imagen falsa.

Frente a la aceptación pasiva de una propaganda de la creencia como cheque en blanco expedido por el poder, el “atrévete a pensar” será el cimiento sobre el que se levante una militancia ciudadana, crítica y libre.

dektk@post.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s