Venezuela pre y post chavista

Hugo Chávez. Foto: Internet
Hugo Chávez. Foto: Internet

Teresa E. Hernández-Bolaños | Doctorante en estudios Latinoamericanos

A casi un año de gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros, y a poco más de un año de la ausencia física del expresidente Hugo Chávez, Venezuela continúa en el ojo del huracán mediático. Las varias voces que se levantan en algunos medios de comunicación dentro y fuera de Venezuela, describen un país en “guerra civil”, en caos o en crisis política, social y económica. La dura manipulación mediática no hace sino reflejar la intensa envestida de un frente de guerra que tiene por escenario al país suramericano. Venezuela se enfrenta desde hace poco más de un año a una confrontación de fuerzas políticas e ideológicas detonadas en el interior del país, pero inducidas desde afuera, y que a casi mes y medio han llegado a intensas ofensivas, cuyos intereses preparan el derrocamiento de un gobierno democráticamente electo (sea aprobado o desaprobado en su función política).

Lo que hoy sucede en Venezuela no es más que una nueva confrontación de fuerzas, una más en la larga “crisis política venezolana”, una crisis orgánica, como la llamaría Gramsci, que llevó a Chávez al poder y lo confrontó durante 13 años de gobierno con las fuerzas opositoras (clero, empresarios, sectores militares e intereses foráneos del gobierno norteamericano y la ultraderecha internacional) distintos a su proyecto nacional, en sucesivos episodios de confrontación de fuerzas internas y externas. La ofensiva de tientes derechistas, clase-medieros y empresariales que hoy se manifiesta en Venezuela, y la respuesta gubernamental, popular y social del pueblo venezolano no puede comprenderse si no se vislumbra, al menos, la historia reciente de la Venezuela pre chavista, y los acontecimientos que permitieron la llegada de Chávez a la presidencia de Venezuela.

La nueva ofensiva encuentra en la muerte de Chávez, la mejor oportunidad para sembrar un escenario de caos, orquestar una oleada de protestas de sectores que desde la llegada de Chávez al gobierno conformaron el bloque opositor, con el objetivo de recuperar el poder por parte de la derecha venezolana. Sin duda, las condiciones político-económicas del último año no han favorecido la estabilidad del proyecto Chavista, que jamás consolidó durante la vida física y política de Chávez un modelo económico productivo capaz de superar la dependencia petrolera y romper por completo los lazos del capitalismo neoliberal que ata al país suramericano a la inflación por la vía de la importación y el acaparamiento.

Aunado a estas condiciones, la desesperada práctica política del sucesor natural de Chávez en la presidencia, la inexperiencia de un partido político poco consolidado capaz de gestar nuevos actores políticos que puedan dibujar un escenario de consenso en un país polarizado, afectan considerablemente el polo revolucionario, recordemos que fue hasta el último periodo presidencial, en las elecciones del 2012, cuando Chávez llega a la presidencia como candidato del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) y no del partido independiente Movimiento Quinta República (MVR), es pues el PSUV un partido joven. Por lo que el recurso político del equipo de trabajo y de lucha del líder y presidente Chávez, no puede ser otro, sino el de la remembranza de su líder (a veces excesiva), como fuerza de reivindicación de la contraofensiva, en tanto ésta media entre la defensa a los ataques opositores y el seguimiento de un proyecto de base social que se enfrenta a la dura lucha de las estructuras del Estado capitalista rentista, presente en Venezuela, para el que quizá Maduro no sea capaz de liderar, como sí lo fue Chávez.

Exploremos entonces un panorama mucho más amplio, que va más allá de la simple descalificación mediática del gobierno venezolano, un país sumamente polarizado, que hoy se enfrenta a una nueva correlación de fuerzas políticas, en un escenario histórico complejo.

Antes de Chávez, las fuerzas políticas

La llegada de Chávez al gobierno de su país debe comprenderse como consecuencia de la crisis política de partidos, producto del desgaste social, político y económico del largo periodo de la etapa puntofijista en Venezuela, que representó el periodo democrático post dictadura militar. La degeneración de la democracia en manos de pactos políticos entre las dos fuerzas políticas más importantes COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente) y AD (Acción Democrática), degeneraron el ejercicio del poder, envuelto en momentos críticos como el viernes negro venezolano de 1983, al término del periodo presidencial de Luis Herrera Campins, o la entrada del modelo neoliberal en Venezuela en manos de Carlos Andrés Pérez, durante su segundo mandato, cuya aplicación de las recetas de estabilización y ajuste estructural del Consenso de Washington degeneraron en el “Caracazo” de 1989.

Por lo que la llegada de Chávez a la presidencia y la aparición de las fuerzas políticas opositoras a su gobierno, así como la posibilidad de gestar un proyecto nacional anti-neoliberal en Venezuela, hunden sus raíces en al menos tres elementos: la crisis de partidos, la entrada del modelo neoliberal a través de las reformas estructurales durante la década de los ochenta y noventa en América Latina, y el despliegue del capitalismo en su etapa de globalización neoliberal, así como la expansión territorial del imperio norteamericano y su interés en los recursos naturales (el petróleo) en el marco de su despliegue ideológico en la región.

Chávez se convierte en una alternativa política capaz de responder a la crisis y ésta comenzaría a desplegarse a través de dos polos; por un lado, la vieja oligarquía, los partidos políticos hasta ese momento hegemónicos, las clases sociales identificadas con las viejas estructuras de poder; y por otro, el pueblo empobrecido y desgastado políticamente. La polarización entre ricos y pobres se vuelve una condición simbólica de la confrontación de fuerzas políticas a lo largo de los distintos periodos de gobierno de Chávez y la propuesta alternativa una ilusión que solo Chávez podría consolidar.

Chávez en el gobierno

Si bien el gobierno de Chávez no logró, como lo hemos dicho repetidas veces, superar los rezagos históricos de la dependencia petrolera (causante de inflación histórica), ni consolidar un modelo productivo capaz de romper por completo los lazos del capitalismo neoliberal, logró construir una base social sumamente politizada, chavista o antichavista, popular o clase mediera, pero sobre todo logró hacer visible la realidad del país post-puntofijista. Socializó las políticas públicas, le otorgó voz y voto al pueblo venezolano y lo sometió a una participación impensable en las “democracias” conocidas, como uno de los grandes logros constitucionales, consolidando un movimiento de base popular cuyas convicciones se adhirieron al movimiento socialista que Chávez impulsó desde el 2005, pero que cristalizó como proyecto hasta entrado el 2007; impulsó, sobre todo una visión crítica al modelo político y económico al que ha sido sometida la región latinoamericana y otras naciones del mundo, convirtiéndolo en líder ideológico de la región y el mundo.

No es extraño que soportara su proyecto nacional en un proyecto geopolítico regional de integración con tintes antiimperialistas y anti-neoliberales, que fortalecieron el llamado bloque progresista latinoamericano que ha estado presente más de una década en la historia reciente de América Latina. Consolidar nuevos organismos de integración económica y política (ALBA, UNASUR, PETROCARIBE, CELAC y la reconfiguración de MERCOSUR) como contrapesos de la OEA y los TLC (tratados de Libre Comercio con los Estados Unidos), generaron el descontento norteamericano que vio confrontada su fuerza ideológico-política hegemónica en la región.

Las condiciones políticas de la llegada de Chávez al gobierno y su permanencia como ideólogo de profundos cambios en la política venezolana, la gestación de un movimiento social-popular que enarboló las luchas campesinas, obreras y de colectivos urbanos, que vieron en Chávez a su líder nato, generaron fuertes choques entre las fuerzas políticas a lo largo de los periodos de gobierno y los triunfos electorales de Chávez (2001-2002 paro laboral y golpe militar; 2004 referendum revocatorio; 2007 propuesta de reforma constitucional, 2009-2010 bases militares norteamericanas y confrontación Venezuela- Colombia).

El chavismo después de Chávez

La inesperada ausencia física del líder que impulsó la posibilidad del autogobierno y la autogestión como proceso revolucionario; y del jefe de estado y de gobierno que pretendía trasformar la condición capitalista-rentista de su país, heredó a quienes le sobrevivieron la compleja tarea de gobernar un país con insospechados contrastes político-económicos, y a sus detractores la esperanza de revertir el proceso y volver al poder perdido hace más de una década, para lo cual las alianzas externas resultan fundamentales. Las fuerzas políticas de oposición, ven hoy más que nunca, la posibilidad real de recuperar el poder en Venezuela, y para ello han desplegado una estrategia político-mediática capaz de desprestigiar y evidenciar los errores políticos, del improvisado gobierno, alrededor del globo, mientras radicalizan a los sectores de derecha que ha violentado al país para justificar una intervención de sus aliados.

Lo que sucede hoy en Venezuela, no me cabe duda, no puede ser juzgado y menos descalificado desde una visión limitada y desvirtuada por los medios de comunicación, cuyo objetivo es desprestigiar un gobierno y justificar la intervención extranjera, facilitando la vuelta de la derecha al poder en Venezuela. Habrá que ser prudentes y soportar las opiniones en análisis más profundos de la realidad venezolana.Ω

estelahdzb@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s