Querétaro: ¿Un lugar para el diálogo o el vacío?

edi

Mikhail Robles | Editor

Cuando el político actual, profesional, habla de la ciudad, se refiere por desgracia sólo a su estructura física y nunca a la comunidad humana, que es la esencia de toda ciudad; usan un nombre al que le dan otro significado alejándose cada vez más de lo que debe ser su profesión.

Cómo podríamos comenzar a mejorar nuestra ciudad, cuando lo que predomina en las Secretarías de obras públicas gubernamentales, es la perspectiva física por encima de la perspectiva humana de la ciudad.

En los gobiernos a nivel global, la prioridad que se otorga a lo físico en la ciudad, no es sólo el resultado del prestigio de la profesión de arquitecto, ingeniero o urbanista, sobre la de las profesiones de orden social. Se trata más bien del paradigma cultural moderno (la supravaloración de lo físico y técnico en nuestro conocimiento científico) que otorga a profesiones determinadas (arquitectos, ingenieros, técnicos) un rango superior al de las profesiones sociales. En la organización del sector público tienen más peso las instituciones orientadas a las funciones técnicas de planeación, que las que se dedican a asuntos más relacionados con la atención ciudadana y el desarrollo social, a pesar del carácter instrumental de lo técnico con relación a las funciones sociales.

La instrumentalización de la ciudad, que supone sólo a ésta, como un artefacto visible y físico, en lugar de atender y promover un obrar ciudadano como lo esencial de ella, es una de las muchas expresiones radicales de la mentalidad cientificista y tecnológica, que domina nuestros ideales culturales desde hace siglos.

El paradigma de la ciudad física es un funcionalismo urbanista derivado de la ideología capitalista en dónde se pretende erigir estructuras para dar cabida a cualquier actividad humana, dando origen a la utopía democrática del consumo inalcanzable. Es una escenografía previamente establecida por las elites que buscan la máxima ganancia de sus grupos de poder. Paternalismo y elitismo excluyente, falsa democracia pues no participa toda la comunidad, decide un grupo de “expertos técnicos”. Las estructuras construidas por las elites limitan y aniquilan las manifestaciones de la vida comunitaria. Verbigracia, un centro comercial como Antea, en donde no se consultó a las comunidades afectadas y se les obliga a cambiar sus modos de vida y consumo.

El paradigma de la ciudad humana, de la ciudad histórica, enfatiza primero la necesidad de participación ciudadana de toda la comunidad para construir la ciudad democrática sin pretensiones de vanguardia técnica. Todos imaginan y construyen la ciudad, actividad dialógica y verdadera democracia. La vida comunitaria al manifestarse dialógicamente consensa en su tiempo la edificación de estructuras que son necesarias para toda la comunidad. Verbigracia, la creación de un parque y mercado públicos donde se fomente el convivir de la comunidad.

El primer paradigma mencionado es el predominante en el mundo capitalista, el despotismo. El segundo a veces se sigue practicando, y es netamente democrático.

El espacio periférico de Querétaro, es el botín para ser colonizado progresivamente por la industria. En Querétaro, desde hace 50 años, el empuje de la industria de la construcción ha ido expandiendo la mancha sin control basado sólo en la planeación (avalada por “expertos”) de la ganancia económica. A partir de la década de los noventa diversifica los productos, ya no sólo construye viviendas y áreas industriales tradicionales, urbaniza y arrasa con miles de hectáreas de tierra de uso agrícola o de protección ecológica para dar cabida a nuevos conceptos urbanos: nuevas zonas industriales, zonas de servicios, grandes, medianos y pequeños centros comerciales que se multiplican por toda la ciudad. Así, la urbanización se ha convertido en el medio más eficaz para la neocolonización de la ciudad en manos de capitales locales y nacionales coludidos con capitalistas extranjeros.

La aglomeración de la Zona Metropolitana de Querétaro se convirtió en un espacio sin sentido gracias a la ambición despótica de sus grupos de poder.

El diálogo ciudadano no debe ser instrumento del poder para imponer, sino la actividad necesaria que coordina todo cuanto la ciudad humana hace, incluyendo el diseño y construcción de sus lugares físicos. Un diálogo auténtico crea la obligación cívica que es el fundamento de la forma humana de la ciudad. Es un diálogo cívico que une a las generaciones y está impregnado de historia y tradición, que crea lugares y no meros espacios sin sentido (no lugares).

Para la ciudad humana lugar y espacio no son sinónimos. El espacio es una dimensión vacía, dimensión física concebida geométricamente. El lugar (los griegos le llamaban topos) carece de medidas y planes fijos. Un lugar aparece cuando algo importante sucede, cuando el sentido humano comunitario logra articularse. Por ello la tópica es, en la retórica clásica, el elemento creador para otorgar un sentido concreto al discurso, para no decir palabras vacías en la política.

Entonces cabe aquí a modo de pregunta a nuestros gobernantes, ¿están dispuestos a ver a nuestra ciudad como algo humano? O nos convencerán de lo dicho por Nietzsche:

“Creadores fueron quienes crearon los pueblos y suspendieron encima de ellos una fe y un amor; así sirvieron a la vida.

Aniquiladores son quienes ponen trampas para muchos y las llaman Estado: éstos suspenden encima de ellos una espada y cien concupiscencias. Donde todavía hay pueblo, éste no comprende al Estado y lo odia, considerándolo mal de ojo y pecado contra las costumbres y los derechos”.

Sus acciones hablarán.

dektk@post.com
mrobles@ketzalkoatl.com

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s