Obsoleto el “Hoy no circula”

Tráfico sobre Av. Zaragoza Querétaro, Qro. Foto: Ketzalkoatl
Tráfico sobre Av. Zaragoza Querétaro, Qro. Foto: Ketzalkoatl

Redacción| Ketzalkoatl 

· Según los monitoreos ambientales de la época, no se obtuvieron mediciones que avalaran una menor contaminación atmosférica.

· Se incrementó el parque vehicular en la zona de aplicación.

Con el fin de abatir la contaminación ambiental, en noviembre de 1989 se puso en marcha el programa “Hoy no circula” (HNC)en el DF y zona metropolitana, este programa consiste en que los autos con determinada terminación de placa no tengan permitida la circulación durante varios días al mes. A partir de julio dejarán de circular 6 días mensuales, y aquellos con 16 o más años de fabricación deberán descansar 8 días en el mismo periodo. Además de que también se extenderá a los Estados de Morelos, Tlaxcala, Puebla e Hidalgo. Esta medida aplica para todos los autos a combustión interna, sin embargo, aquellos modelos híbridos o eléctricos estarán exentos de cualquier regulación ambiental.

El HNC, sin beneficios para la ciudadanía

El HNC, además de que pretendía abatir las emisiones de GEI (12%) a la atmósfera al reducir el número de vehículos que circulaban en las avenidas (20%) durante los días laborales, pronosticaba también la disminución en los tiempos de desplazamiento y se esperaba incentivar el uso compartido de los vehículos privados, con el consecuente ahorro en el consumo de gasolina. Empero, la aplicación ha sido distinta a lo planteado teóricamente, porque tales pronósticos sólo tienen cumplimiento si y sólo si los autos contemplados dentro del citado programa ambiental estuvieran sin utilizar, y sin que ningún otro automóvil fuera usado como medio de transporte ni usando el transporte público, porque entonces “las emisiones por este medio de transporte y por el consumo de gasolina se incrementan considerablemente, reduciendo así el impacto que se perseguía inicialmente con el programa” (“El Hoy no circula y nosotros los mexicanos”, http://revistas.unam.mx/index.php/cns/article/viewFile/11638/10963).

Según los monitoreos ambientales de la época, no se obtuvieron mediciones que avalaran a) una menor contaminación atmosférica (a excepción de la que se habría dado naturalmente sin el HNC), y b) un menor consumo de gasolina. Pero sí se incrementó el parque vehicular en la zona de aplicación.

Además se beneficia a las armadoras de autos en el país, ya que de enero a mayo sus ventas han disminuido en un 0.5%, pero con la modificación al HNC se pronostica un incremento del parque vehicular con más unidades híbridas y eléctricas en circulación, circular diariamente exento de controles anticontaminantes es un estímulo para la adquisición de este tipo de unidades, tanto así que según Alejandro Sulser (Toyota), “Es necesario que se implemente junto con otras políticas para impulsar las ventas de unidades nuevas”.

lucrativo negocio para pocos

En el más reciente escándalo relacionado con el HNC, está el hecho de que la concesión de los verificentros y su equipamiento es poco clara y se asocia con beneficios personales, por ejemplo el político ex Senador y actual presidente del PANAL Jorge Kahwagi (primo del Secretario de Infraestructura del gobierno estatal de Puebla, José Cabalán Macari), es también socio de la empresa MPT -la principal proveedora de equipos para los centros de verificación- que en ese Estado han sido acusados de beneficiarse, al retirar las 85 concesiones otorgadas y concentrarlas en un solo mega verificentro, que también será operado por esta empresa. Entre las razones que se esgrimieron para tal hecho, se alude a una modernización tecnológica, sin embargo los antiguos concesionarios refutan que es un equipo con características similares al que ellos venían operando desde hace más de 9 años. Enormes ganancias concentradas en unas pocas manos, a quienes se acusa de prácticas monopólicas.

El HNC no ha mostrado resultados claros en su ejecución ni en los monitoreos obtenidos, entonces para qué seguir adecuando un proyecto que durante 15 años ha incumplido el objetivo de su creación. Si no mejora la calidad del aire, si incomoda a los usuarios, si incrementa el parque vehicular, si no se redujo el consumo de combustible, cabría preguntarse ¿Para qué mantenerlo? ¿A qué grupo de poder beneficia? ¿Para quienes son las ganancias millonarias que la obligatoria verificación derrama? Dados los resultados de este programa en la zona metropolitana de la Ciudad de México, ¿Por qué extender su aplicación a los Estados de Morelos, Tlaxcala, Puebla e Hidalgo?

A inicios de 2013, en Querétaro se planteó la posibilidad de establecer el HNC, moción que fue desechada en ese momento por resultar inviable, adicionalmente de que ya se ha establecido la inutilidad de su aplicación y la corrupción asociada con los centros de verificación ambiental. En lugar de insistir en la ejecución de un programa obsoleto e ineficaz, una alternativa sería invertir en la construcción de líneas de transporte BRT, tomando como ejemplos exitosos el DF, Edo. Mex. y León, donde redujo de manera significativa el tráfico por las avenidas donde se abrieron sus rutas.Ω

redaccion@ketzalkoatl.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s