Desde la arquitectura regenerativa…

taller13rrp_p2

Por Gemma Limón

La arquitectura regenerativa implica un re-entendimiento. Requiere de una visión más amplia a la que estamos acostumbrados. En los tiempos actuales hemos desarrollado muy bien la facultad de especializarnos en algo y casarnos con ello, un sistema incómodo para los y las curiosas pero cómodo para quienes un área de pensamiento y actuar delimitado da seguridad.

Se nos ha metido en la cabeza de que tenemos que “ser los mejores”. Los mejores en lo que sea, pero los mejores en algo y a partir de ello distinguirnos, valorarnos. De vemos hacer las cosas bien, y a la primera. Debemos hacer las cosas a demás, mejor que la vecina. Debemos dominar un tema a cabalidad. Somos una sociedad de seres especializados más fragmentados, puesto que estas especializaciones las hemos desarrollado a partir de ser mejor que el otro, aun cuando seas mejor vago, mejor ratero, mejor bailarina, mejor mercadólogo, mejor hijo, mejor amigo…. Mejor lo que sea…

El grueso de la población vive en el temor de no ser reconocido. Vive con la tristeza de no destacarse en nada y por lo tanto no hacer nada. La que no sabe cantar, sólo cuando se siente valerosa en la ducha canta. Ni las niñas, ni los niños se animan a verter el corazón en un dibujo, por miedo de que éste resulte “más feo” que el del compañero, por miedo de que su corazón así se estruje.

Somos una sociedad profundamente fragmentada, lastimada, desarticulada. Más y más nos damos cuenta de que “todos somos uno”, mas no hemos encontrado la manera de remembrarnos, de convertirnos en ese entero que en realidad somos…

Nuestros abuelos y abuelas, padres y madres, trabajaron arduamente en su día a día para construir la realidad que hoy vivimos. Algunos con mayor consciencia y visión que otros. Bien o mal, lo cierto es que hoy existe un sistema cuyos engranes giran en automático. Un sistema montado en la creencia de que la abundancia se mide en función del poder adquisitivo de cosas que agilizan el día a día aumentando así nuestra capacidad de producir más cosas que agilicen más y más el día a día. Es un sistema que no tiene fin, un sistema que no conoce la suficiencia. Más es siempre mejor. Es un sistema que se alimenta, por tanto sin cesar de la energía de la tierra, con tal voracidad que llega a olvidar que todo, absolutamente todo, proviene de la Tierra. Se trata de un sistema voraz que al comerse nuestra alegría, descolocándonos de nuestro lugar, de lo que nos corresponde, carcome la del resto de la vida que la habita. Carcome desde la herencia de los pueblos originarios,  hasta el bienestar de futuras generaciones, limitando su posibilidad de vivir en armonía en la Tierra.

No es un cuento nuevo ni demasiado osado afirmar que se trata de un sistema diseñado por unos pocos operado por muchos.

Y poco a poco vamos entrando en el terreno de lo que nos reúne en estás líneas: el diseño. Todas nuestras acciones son fruto de un diseño. Desde que nos levantamos hasta que nos dormimos estamos diseñando. Diseñamos nuestras dinámicas matutinas, diseñamos nuestra alimentación, diseñamos atuendos, diseñamos relaciones, diseñamos inclusive, el no diseño. Si nos hacemos conscientes de todas las decisiones de diseño que tomamos, reconocemos la facultad que poseemos para vivir exactamente como deseamos. Exactamente como nuestro ser demanda para poco a poco entrar en mayor armonía, para poco a poco, convertirnos en mejores expresiones de nosotros mismos, para poco a poco, tornarnos en la mejor versión de nosotros mismos. El diseño regenerativo, pues, parte desde la intimidad del ser; implica una cosmovisión integrativa que cesa de ver las partes para ver los patrones que las unen; el qué, cómo y para qué.

El diseño regenerativo es la base para desconectarnos del sistema degenerativo. Todas nuestras acciones son fruto de un diseño. Si ese diseño lo hacemos consciente, éste puede regenerar nuestra relación con nosotros mismos y nuestro entorno para ponernos al servicio de la sanación de sistema entero.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s