Urbanismo crítico y derecho a la ciudad vs. elitización de la ciudad

urbanismo1_centroempresarial1-590x424

Por Mikhail Robles*

En la planificación urbana y en los estándares para medir la calidad de vida en los países creyentes de la economía neoliberal capitalista, los barrios pobres pero bien ubicados y pintorescos en las ciudades son vistos por los “expertos” en urbanismo neoliberal como necesitados de regeneración y revitalización (como si les faltara vida), y  así evitan abordar los problemas de fondo que son la pobreza y desigualdad.

Entonces estos expertos junto a autoridades gubernamentales e inversionistas inmobiliarios, promueven operaciones estéticas de revitalización y renacimiento de un barrio tradicional, desplazando a la comunidad original y sustituyéndola por otra de mayor poder adquisitivo, cambiando el uso de suelo y demografía al elevarse la demanda de espacios para comercio y vivienda. Reconstruyen zonas comerciales y residenciales para clases altas. Casas, tortillerías, tienditas, peluquerías, taquerías, ferreterías, panaderías, fruterías, etc. se transforman en departamentos de lujo o semilujo, lofts, restaurantes y cafeterías gourmets, bares, etc.

A este proceso se le conoce como gentrificación o elitización de la ciudad. Ejemplos de este proceso se viven a diario en cualquier barrio o colonia tradicional de países que siguen las recetas neoliberales, como la Roma y el Centro en el D.F , el Centro Histórico de Querétaro y San Miguel Allende, y por supuesto Jurica y Juriquilla donde la población original siempre es desplazada a zonas periféricas. A la pobreza hay que alejarla de la vista de los ciudadanos de “primera” a través de elevar el costo de vida. La gentrificación es una de las facetas espaciales más distintivas del neoliberalismo urbano impuesto en las ciudades. La gentrificación es promovida por las agencias inmobiliarias.

Los proyectos urbanísticos neoliberales crean murallas invisibles y visibles, fragmentan la ciudad y aumentan la polarización social. Basta recordar que en Querétaro el 11 de junio del 2013, hubo una agresión de elementos de seguridad privada contratados por la inmobiliaria El Campanario (un gueto voluntario de clase alta), para desalojar a los habitantes de dos predios de la comunidad La Laborcilla (un gueto involuntario pobre), en el municipio de El Marqués. Los guardias dispararon contra los lugareños; un lugareño fue asesinado y dos resultaron heridos, según la Procuraduría General de Justicia Estatal (PGJ). Conflicto de 5 años, por la tenencia de unas 200 hectáreas entre lugareños de los predios Los Servín y Toachi con la inmobiliaria de El Campanario.

También recordemos que alrededor de la obra vial Anillo II Junípero Serra, construida desde 2005 con administraciones panistas, además aprobaron cambios de uso de suelo en beneficio de inmobiliarias que construyen más de 52 mil viviendas para albergar a más de 220 mil habitantes que se asientan en torno a la vialidad de 42 kilómetros de longitud y que abarca los municipios de Querétaro y El Marqués, desplazando a las comunidades originales.

Las estructuras políticas, administrativas y sociales desempeñan un papel crucial en la metrópolis como escenario geográfico de la aplicación práctica de las políticas neoliberales que crean nuevas formas de gobernanza, transformando así la distribución el poder político, social y económico en la ciudad. A mayores políticas neoliberales en una ciudad, mayores serán sus niveles de desigualdad social y de polarización, creando cinturones de miseria. Es el espacio público del que se nos destierra por la especulación inmobiliaria. Los fuertes intereses económicos saquean  centros históricos y barrios tradicionales contra el bien común y alimentan la desigualdad y  exclusión social que transcurre paralela disfrazada con el eufemismo “desarrollo turístico” de la ciudad.

Diferentes términos como la rehabilitación urbana, la revitalización urbana, la renovación urbana o urbanismo  esconden, detrás de un discurso eufemístico, la creciente mercantilización de las ciudades y la perpetuación de las diferencias sociales a escala territorial. Brindando legitimidad al despojo neoliberal. El urbanismo neoliberal reproduce en el espacio público el dominio ideológico que ejerce el poder económico-político sobre las clases dominadas.

La gentrificación del centro histórico de una ciudad asociada a políticas neoliberales se enfocan en restaurar la arquitectura histórica para los turistas y las elites locales mediante un modelo de gobernanza en estrecha colaboración con la oficina de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Investigaciones sociales difieren del discurso gubernamental y demuestran que los programas neoliberales de “rescate” de los centros históricos de muchas ciudades latinoamericanas, entre ellas Querétaro, son preparatorios para excluir y expulsar las clases más pobres que habitan dichos centros. Y uno de los primeros pasos es la expulsión o confinación de vendedores ambulantes, vagabundos, limosneros e indígenas, hechos que son tratados de “dignificación”.

¿Cómo permanecer como habitante de la ciudad humana? ¿Y en qué condiciones?

Al urbanismo neoliberal hay que oponerle el urbanismo crítico. La ciudad es un espacio en constante movimiento y disputa, a la gentrificación se le oponen resistencias comunitarias (movimiento social urbano) para habitar la ciudad sin ser esclavos del mercado, como es el caso del movimiento “derecho a la ciudad”.

El derecho a la ciudad es restaurar el sentido de ciudad, recuperar el “buen vivir” para todos, y hacer de la ciudad “el escenario de encuentro para la construcción de la vida colectiva”.

Tal reapropiación de la ciudad demandada por sus habitantes de todas las clases sociales deberá parar la elitización de la ciudad y por lo tanto la ciudad recuperará su propósito esencial: humanizarse con el otro.

Para la elaboración de los planes de desarrollo urbano no sólo debe tomarse en consideración al urbanismo neoliberal, debe darse cabida al urbanismo crítico y a las asambleas vecinales. Ω

*dektk@post.com

*mrobles@ketzalkoatl.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s