¿Tu hij@ está listo para leer? Una lista

niño lector

MarcyAxness

http://www.mothering.com/articles/is-your-child-ready-to-read-a-checklist/

Traducción: Claudia Borbolla – Maestra Waldorf

Vivimos en una cultura profundamente avocada a lograr que sus ciudadanos lean a la edad más temprana posible. Ya sea con tarjeteros, juguetes de alfabeto, aplicaciones de iPad o “momentos de aprendizaje con letras” esparcidos a lo largo de nuestra vida diaria con los niños en edad preescolar o menores, parecemos ansiosos por que los lectores tempranos “rompan el cascarón”.

Y los padres se sienten con pocas alternativas al respecto: tristemente un niño de preescolar de entre 5 y 6 años en una escuela pública o privada convencional que no lea de forma fluida está ya “rezagado”.

El psicólogo infantil David Elkind ha dedicado su vida profesional en la TuftsUniversity al estudio de los costos de “apresurar” a los niños. El señala el verdadero momento en el que los niños están listos para leer surge cuando se han alcanzado los hitos neuro-cognitivos del razonamiento  silogístico (“Todos los hombres son mortales; Sócrates es un hombre; entonces Sócrates es mortal.”), el cual comienza durante la etapa concretaoperacional del desarrollo cognitivo.

Este “salto concreto-operacional” sucede alrededor de los 7 años de edad, y es un hito fundamentalmente biológico, tal como el cambio de dientes o la pubertad. ¿Cuántos padres se inquietan si su hijo no ha perdido su primer diente tan pronto como sus amigos? ¿O si su hija de trece años “aún no ha podido tener su primera menstruación?

Reconocemos con sabiduría que la biología tiene su propio reloj interno, pero en lo que concierne a la neurobiología, bueno, esa es otra historia. Nos da ansiedad. Queremos involucrarnos… ajustar y optimizar… acelerar… ponerlos en ventaja. Así que nos vamos por las tarjetas.

Evaluando si tu Hijo está listo para Leer: Una Lista

(No sugerido como consejo médico, sino como lineamientos para los padres en la valoración de la integración senso-motora y el desarrollo de sus hijos. Gracias a la pediatra en desarrollo y comportamiento Dra. Susana Johnson por contribuir importante información a esta guía.)

La verdadera madurez (en contraposición con la “madurez lectora” forzada) es un fenómeno biológico, y requiere que el niño haya pasado un número de puntos de referencia  en la integración senso-motora – ¡que es un aspecto del desarrollo cerebral saludable! Muchos de estos puntos de referencia se han superado cuando un niño es capaz de hacer lo siguiente:

  • Poner atención y estar sentado tranquilo en una silla por al menos 20 minutos (sin necesidad de moverse o sentarse sobre sus pies, o envolver laspatas de la silla con las piernas como medio para localizar su cuerpo en el espacio).
  • Mantener el equilibrio en un solo pie, sin que sus rodillas se toquen, quieto, con ambos brazos extendidos a los lados – y contar de atrás hacia adelante sin perder el equilibrio.
  • Pararse en un solo pie, con ambos brazos extendidos al frente, las palmas hacia arriba, y ambos ojos cerrados por 10 segundos sin caerse.
  • Reproducir diversas formas geométricas, números o letras en una hoja de papel mientras alguien más traza estas formas, letras y números en su espalda.
  • Caminar sobre una viga de equilibrio.
  • Saltar la cuerda por sí solo, hacia adelante y hacia atrás.
  • Saltar y avanzar con un patrón cruzado (como caperucita, con el brazo y pierna opuestos extendidos).

Si los niños no pueden hacer estas tareas con facilidad, sus sistemas neurales vestibular y propioceptivo (senso-motores) no están aún bien integrados, y hay posibilidades de que tengan dificultad para sentarse quietos, escuchar, enfocar su vista, enfocar su atención y recordar letras y números en el salón de clases. 

Cómo Promover la Madurez Lectora

El apoyo para la integración senso-motora no proviene de las tarjetas con palabras o aplicaciones “educativas” –sino de las siguientes actividades.

Movimientos físicos, tales como:

  • “Caperuzas” (patrón cruzado)
  • Saltar
  • Rodar en bajadas
  • Jugar a atrapar una pelota
  • Saltar la cuerda
  • Correr
  • Andar
  • Juegos de aplaudir
  • Rondas

Actividades de motricidad fina para fortalecer importantes vías neurales, tales como:

  • Cortar con tijeras
  • Escarbar en el jardín
  • Amasar (¡para jugar o para hacer pan!)
  • Deshierbar
  • Pintar
  • Ensartar
  • Dibujar
  • Juegos de Manos con Cuerda
  • Coser
  • Tejer con dedos o manos

En contraste, el mirar la televisión y películas, o jugar videojuegos son fuentes pobres de estimulación para el desarrollo senso-motor. Éstas en realidad pueden interfeir con la integración saludable del joven sistema nervioso, manteniéndolo en un estado de estrés en el que el sistema de “pelear/huir/paralizar” se activa de forma repetida. 

Identificando Obstáculos para la Madurez Lectora

Los niños que tienen dificultades para leer y escribir frecuentemente también tienen:

  • Un sentido del equilibrio poco desarrollado
  • Dificultad para hacer contacto visual
  • Dificultad para rastrear o seguir con los ojos, sin mover la cabeza, por 90 segundos, o hacer converger los ojos en un objeto que se les acerca (haciendo “bizco”)
  • Problemas para distinguir su lado derecho del cuerpo del izquierdo
  • Dificultad para permanecer sentados y tranquilos en una silla
  • Bajo tono muscular, por ejemplo en una postura jorobada
  • Un agarre del lápiz tenso o con el puño cerrado
  • Pies “planos” (arcos colapsados)
  • Hipersensibilidad al tacto
  • Un sistema nervioso simpático hiperactivo (sistema “pelear/huir/paralizar), y por ello son extra sensibles a los efectos estimulantes del azúcar, chocolate, falta de sueño, cambios en la rutina, ver la televisión, jugar videojuegos.

Algunas veces estos niños tienen dificultades para relacionarse con sus compañeros pues están utilizando su mente y sus ojos para ayudar a su cuerpo a moverse en el espacio, y se pierden de las convenciones sociales no verbales de los demás.

Confiar en los Tiempos de la Naturaleza

La pediatra del desarrollo Susan Johnson ha observado a niños diagnosticados con TDAH o dificultades del aprendizaje mejorar de forma milagrosa al sacarles de un entorno académico o al brindarles un año extra en un jardín de niños que enfatice el movimiento, el juego y la integración de los sistemas senso-motores.

No etiquetaríamos a un niño con algún desorden o condición (ni trataríamos de apresurarle) si se “tardara” en perder su primer diente o comenzar a menstruar. La lectura está ligada de forma similar a la biología en desarrollo única de cada niño. ¡Así que relájate y disfruta la niñez de tus hijos!¡Léeles, cuéntales historias, permíteles jugar, tomarse su tiempo, y representar: estos son los fundamentos más confiables para el desarrollo más saludable del cerebro de tu hijo, y para las futuras habilidades lectoras y éxito académico.

Facebook: Pedagogía Waldorf Querétaro                 http://www.waldorfqueretaro.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s