Diwán de poesía: Hoja de cálculo

hjas

Por José María Guadalupe Cabrera Hernández

Números que remiten a realidades,

cifras que invocan cosas,

personas,

y situaciones

totalmente ajenas,

desconocidas,

insólitas;

que deberían ser indiferentes,

pero que hieren aun en su

vaporosa comparecencia.

Un démon aritmético

me susurra la clave

en que están compuestas

las gélidas trabes

de un cosmos transparente

e imposible.

Tecleo y toco un mundo ajeno,

que se antoja irreal, evanescente.

Sin embargo,

en algún lugar se han contado ya

los cabellos de tu cabeza;

una niña ha visto, en una serena y alba playa,

la marcha de los muertos que ha devuelto el mar.

Ha contemplado,

sin otros testigos

que el nautilo y la arena,

la renuncia de los arcanos.

En algún plácido paraje de la Arcadia

has tendido el mantel para el almuerzo

y con el viento te ha llegado

una verdad incuestionable,

pero, por eso mismo,

incomunicable.

Vuelves a componer

la red de tu hoja de cálculo,

confías en ella y tu ciencia triunfante;

aunque en el fondo sabes que

tras todo torreón e inexpugnable fortaleza,

el viejo dragón acecha.

Paciente habita las tinieblas,

flotando sobre las aguas,

eternamente,

antes de la prima semana.

Sabes que impera lo inconcebible.

Que se afirma lo negado,

que se afirmará mil veces mil.

Que retoza la mantícora,

vuela el grifo,

escancia su vino la quimera.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s