La violencia que impone silencio electoral / Mikhail Robles (Editor)

edi

Mayo 2015

Mikhail Robles/Editor.-

Hay un vacío en el sistema político mexicano que se manifiesta realizando las elecciones más costosas de la historia de México, como si existiera una verdadera democracia electoral, y en la insatisfacción popular con el gobierno y con la oposición, así como la percepción de una cierta convergencia de los partidos que apuntalan un decadente sistema político mexicano, que se expresa en la población en la popular frase: “todos son lo mismo” y que conlleva la certeza popular de que no existen diferencias significativas gobierne quien gobierne, propiciado por la crisis de derechos humanos y de que la política mexicana es tutelada desde la iniciativa privada y Washington.

Somos un país de  leyes perversas que se aplican a unos, pero no a otros. Cuando los gobernantes, dicen una cosa y hacen otra, traicionan al lenguaje y siembran el silencio mortífero que habita al ciudadano que ya no cree en nada ni en nadie, que ya no irá a votar.

Hay grandes silencios en los discursos de los candidatos a puestos públicos en el estado de Querétaro, no dicen nada de la desaparición forzada, de los crímenes ecológicos, de los crímenes del capitalismo neoliberal que a través de sus franquicias está instalado en el estado, de la crisis de derechos humanos que vivimos en el país, de la violencia normalizada por los medios masivos, de la corrupción de las instituciones del Estado, del fascismo policíaco, del genocidio cultural y social, de los crímenes que cometen los pocos de arriba contra los millones de abajo, del colapso del sistema político.

El tipo de violencia que hace silencio emana de aquellos seres incapaces de percibir al otro. Negar al otro en el discurso ha abierto una grieta en el discurso oficial, un vacío que ya ninguna propuesta partidista puede llenar.

El México neoliberal es la mayor fábrica de sordomudos víctimas de la falsa democracia electoral mexicana. La aplicación forzosa de las teorías del libre mercado tiene efectos psicológicos devastadores en los mexicanos. Esas teorías atentan contra

el proceso de subjetivación del mexicano. La producción de sujetos es la tarea más importante y más difícil de cualquier civilización. La actual economización de todos los ámbitos de la vida convirtió al mexicano en objeto y ya no en sujeto: en objeto de consumo. La proliferación de la desaparición forzada y el secuestro como práctica común de las mafias nacidas al amparo del neoliberalismo mexicano son el ejemplo mas terrible de este proceso desubjetivante. Son prácticas que nos sumen en la barbarie dejándonos mudos de dolor.

No existe la democracia electoral, el sistema político está podrido. Se hace necesario a nivel masivo la modificación de las percepciones y de las explicaciones de lo que nos sucede en México, del por qué, del quiénes son los responsables de ello, y de la necesidad de buscar alternativas. Abrir otro espacio democrático y político, dejar morir el falso sistema democrático mexicano y abrir otro sentido de la política electoral. Las elites mafiosas dirigentes de este país son incapaces de abrir un nuevo espacio de legalidad y justicia social, son las responsables de la barbarie actual.

Los procesos de ruptura y reordenación radical del campo político culminarán en un proceso en el que el nuevo espacio político-democrático recibe la denominación de lucha popular o ciudadana por oposición a las élites dirigentes impugnadas que se encubren y solapan bajo falsas instituciones democráticas (como el INE) y el aparente multipartidismo, que es el principal culpable de la crisis, y defensor de una oligarquía privilegiada que basa su poder y superioridad en la explotación del pueblo y en la corrupción.

Aún debe surgir un nuevo discurso de los silenciados a la fuerza, que represente un nuevo nosotros. Los millones de abajo no representados debemos comenzar la elaboración de nuestro discurso reuniendo los diversos contenidos sociales presentes y cuya articulación logrará la construcción de nuestro propio relato. Metáforas, símbolos y palabras, que en definitiva sean capaces de resumir lo que nos está pasando en el México silenciado por la violencia totalitaria de la mafia en el poder.

Son los totalitarismos los que pregonan discursos simples, y son siempre sus voceros, de cualquier partido, los que blanden soluciones cándidas, simples y rápidas. En tiempos electorales luchan los candidatos por ser el más simplón. La alternancia partidista ha quedado desacreditada.

dektk@post.com

mrobles@ketzalkoatl.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s