Tu tía te ha regalado una cámara de video: ¡haz una película!

images

Toño Rotuno E. | Cineasta

Hacer cine es caro. No caro, carísimo. Por lo general una producción estándar en México se lleva varios cientos de miles de pesos (millones en el caso de producciones más grandes, ni hablemos de superproducciones como las realizadas en Estados Unidos). La contra-parte de esto ha sido un cine realizado con escasos recursos, en sus primeras etapas con la salida de las cámaras Super-8 (cine en cintas de 8 mm que algunas además podían grabar audio, a veces sincronizado). De estas herramientas se ha valido desde entonces el cine a contra-corriente, producciones estudiantiles que se realizaban en Estados Unidos a finales de los 60’s y durante los 70’s, quienes comenzaron a explorar con otras formas y técnicas, no se diga contenidos (de la diversidad de cine ‘underground’ o subterráneo tal vez el más radical en aquel país sea aquel de enfoque social o abiertamente comunista: un acto de insolente rebelión ante la visión conductista de un imperio que oferta la idea de satisfacción entre su población por el consumo único de lo que él avala). En México también gracias a este tipo de personas fuera del sistema es que existen grabaciones sobre lo que ocurrió en octubre de 1968 en la Plaza de Tlatelolco (aquello que se conoce, ya que muy probablemente algunos archivos hayan sido destruidos).

Con el tiempo surge el video y las videocaseteras, con lo que el cine podía ahora verse en los hogares de cualquier familia. Nacen también las video-cámaras caseras, con las que cualquier persona podía registrar sus eventos familiares. Si bien la calidad de los vhs y posteriormente el video Beta no podía compararse para nada con aquella vista en las salas de cine, se creó un nueva cultura de ver películas en casa y en pequeños cine clubes que permitieron acercar algunas películas a escuelas o ciudades donde muchos filmes no llegaban. Comienzan también a surgir producciones en video, principalmente las realizadas en canales de televisión que utilizaban formatos de mayor calidad que el casero, el llamado U-Matic y después el Betacam. Pero dentro de las posibilidades de personas comunes surge un pequeño circuito de gente que desea realizar sus propias películas, sin presupuesto alguno, y nacen en los 80’s y 90’s una serie de producciones de muy bajo nivel de calidad pero con bastante arrojo y espíritu, principalmente en Estados Unidos se da un auge por el género de horror, y a pesar de dichas limitaciones aparecen películas en video que hoy en día se consideran de culto como “Ozone”, “The Dead Next Door”, o producciones japonesas como la saga “Guina Pig” cuya crudeza hizo pensar se trataba de cine snuff real.

El documental vio incrementadas sus posibilidades al contar con este tipo de herramientas al alcance, con lo que se retrataron movimientos de insurgencia a través del video documental (cuando surge el EZLN en 1994, aparecen también diferentes vídeos como un medio informativo fuera de las restricciones de las ondas televisivas). Esta actitud de tratar de hacer cine desde la trinchera inimaginable o imposible para el paradigma de lo que son ‘trabajos de calidad’, tiene sus raíces en una especie de resolución anarquista, el llamado ‘hazlo tú mismo’, que se traduce en algo conocido como ‘cine guerrilla’, no por una cuestión ideológica sino por la manera de hacer cine con los pocos recursos al alcance (también por saltarse la burocracia de los permisos, y grabar a ‘salto de mata’ cuando se puede; un ejemplo reciente son las tomas a escondidas en Disney Wolrd para la película “Escape from Tomorrow” del 2013, especie de crítica surrealista a la crisis de personajes grises ante una vida ‘normal’ y sin riesgos). Hoy en día de lo que podía hacerse con camaritas caseras a lo que logra grabarse incluso con teléfonos móviles, hay un gran salto cualitativo. El avance de la tecnología ha puesto al alcance de más personas equipos ‘caseros’ que graban en alta definición, y a veces por un poco más puede ya comprarse equipo cercano a lo profesional. Así como en la música subterránea por los ochentas hubo algo denominado ‘home-made music’, que eran grabaciones hechas en casa bajo la idea atrevida de ‘tienes una grabadora de 4 canales y un micrófono: haz un disco’, hoy en día hacer un corto o incluso un largometraje no es tan descabellado si se logran obtener los conocimientos mínimos necesarios para desarrollar un guión, realizar encuadres y obtener un buen registro de audio. Con las computadoras es cada vez más fácil que alguien tenga un estudio de grabación o edición en su propia casa.

Por ello, si bien es cierto que trabajar con equipo de mayor calidad que es más caro, nos traerá mejores resultados (como las cámaras RED y el advenimiento de la tecnología 4K, con una alta definición digital que se acerca mucho al rango logrado en la cinta de filme); tampoco debe creerse en una panacea única solo al alcance de quienes tienen el dinero suficiente. Tan solo ver el desperdicio de producción en tantas malas películas tan caras y topar con algunas cuantas producciones hechas con muchos menos recursos, cámaras de HD más económicas, y que como historias resultan mucho más atractivas. Así que quienes realmente aman la idea de hacer cine, con algunos talleres y cursos, un equipo mínimo junto a otras personas que compartan la pasión, pueden ser la materia suficiente para producir algo, la creatividad es el límite. A Alejandro Jodorowsky le preguntaron en una conferencia de Monterrey hace algunos años: ‘maestro, ¿qué me recomienda si quiero hacer cine?’… y el contestó ‘¿quieres hacer cine?¡Haz cine!’…. un buen consejo, como el de Lloyd Kaufman, cineasta neoyorkino de comedia gore independiente hecha con bajísimo presupuesto quien tituló uno de sus libros donde revela algunos tips respecto al tema: ‘¡Haz tu propia maldita película!’…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s