Se desliza a la pobreza el centro del país

Calle Morelos del Centro de Querétaro. Foto: Ketzalkoatl.
Calle Morelos del Centro de Querétaro. Foto: Ketzalkoatl.

Enrique Kato | Economista

Este 2015 se ha reavivado el debate sobre pobreza y desigualdad en México. A inicios del año, la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal, 26/01/2015) presentó los resultados del estudio Panorama Social en América Latina. Desde esta organización evalúan que la etapa de recuperación posterior a 2009 ha terminado y que no se logró una reducción sostenida de la pobreza en Latinoamérica. La principal preocupación que externan es que los gobiernos están dedicando menos recursos fiscales a las políticas de protección social y con ello el riesgo de que aumente el número de pobres ante nuevas crisis financieras.

Hacia la mitad del año la organización Oxfam México publicó su estudio Desigualdad extrema en México (junio de 2015). La novedad en esta investigación es que integró a los datos oficiales la escasa información disponible sobre los ingresos de los multimillonarios del país, los cuales han aumentado 32% de 2007 a 2012 (Oxfam, pág. 7). Aunque el énfasis es en la desigualdad, se derivan algunas lecciones para combatir la pobreza. Dos mitos deberían desaparecer: la economía de la filtración y el salario mínimo.

Respecto a la primera afirman: …esa lógica de que el crecimiento se filtra de las capas altas a las bajas simplemente no ocurre en México desde hace décadas.

En tanto al segundo aclaran: Hoy en día, el salario mínimo mexicano está por debajo de los umbrales aceptados de pobreza. Si un mexicano percibe esta cantidad [un salario mínimo] y mantiene a alguien, a ambos se les considera pobres extremos.

Lo que se mide se puede mejorar: Coneval

El Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) es la instancia pública en México que mide la pobreza. El dato más reciente se publicó el 23 de julio de 2015. Oficialmente en 2014 existían 55.3 millones de pobres. Porcentualmente, la tasa de pobreza es de 46% tanto en 2010 como en 2014. Algunas características no han cambiado como es la mayor incidencia de la pobreza en el sur del país y la menor incidencia en los seis estados de la frontera norte. Destaca en esta medición el empobrecimiento de la región centro del país. La región centro se conforma por ocho estados: Distrito Federal, Guanajuato, Hidalgo, México, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala. Usualmente la región centro se alejaba de la zona pobre del sur, pero algo cambió. La tasa de pobreza en la región centro aumentó de 46.8% a 55.1% de 2010 a 2014.

El Estado de México es la entidad que tuvo el mayor incremento de pobres dentro de su región y también en el comparativo nacional. Junto al Estado de México, Puebla y Morelos registraron importantes incrementos de la pobreza dentro de la región centro en los últimos cinco años. Se amplía el mapa de la pobreza de su territorio tradicional en el Pacífico sur (Chiapas y Oaxaca) al centro y Golfo (Puebla, Estado de México y Veracruz). Para explicar por qué aumenta o disminuye el número de pobres se requiere conocer no sólo el progreso de los indicadores económicos sino la cobertura de los programas de superación de la pobreza.

Si bien el dato oficial de la pobreza se da a conocer cada dos años por el Coneval, se dispone trimestralmente del indicador laboral de la pobreza, que es la cifra de personas con empleo que aun recibiendo una remuneración o salario son consideradas pobres bajo los criterios oficiales. Las estadísticas de la pobreza laboral no son un buen predictor de qué entidades están saliendo de la pobreza debido a que los programas de desarrollo social están compensando parcialmente los bajos salarios en distintas regiones del país. Por ejemplo, aunque en Baja California o Querétaro ha aumentado la pobreza laboral, el número oficial de pobres ha disminuido sea porque se han cubierto otras carencias sociales o por las transferencias del gobierno en programas para el combate a la pobreza.

Se multiplica por cinco la fortuna de los 16 mexicanos más ricos y crece menos de 1% el ingreso por habitante del país: Oxfam

Para Oxfam, México está inmerso en un ciclo vicioso de desigualdad, falta de crecimiento económico y pobreza. Proponen a modo de solución: 1) Focalizar el gasto público en educación, salud y acceso a servicios básicos que permita cerrar la brecha de desigualdad, 2) Una política fiscal progresiva con una distribución más justa, 3) Aumentar el poder de compra del salario mínimo, y 4) Transparencia y rendición de cuentas de los miembros del gobierno para combatir la corrupción. Se tendría que complementar esta agenda de gobierno con políticas económicas que permitan la recuperación del mercado interno. Para Joseph Stiglitz, en su libro El precio de la desigualdad, si bien la economía de la filtración no funciona, lo contrario sí es posible, esto es, una derrama económica de abajo hacia arriba. Quizá por ello en Oxfam se afirme que: reducir la pobreza nos beneficia todos.

En la Cepal elaboraron un análisis donde hallaron que una menor desigualdad incide en menores tasas de pobreza (Panorama Social de América Latina 2014). Encontraron que de cerrarse la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres bajaría la pobreza en todos los países de América Latina. En particular, la reducción porcentual de la pobreza en México sería similar a la que podría ocurrir en Colombia o Venezuela. Estos países obtendría un beneficio mucho mayor al que podría lograrse en Argentina o Chile, es decir, el combate a la pobreza en México debería ser relativamente más sencillo atacando las brechas de desigualdad de género. La propia Cepal sugiere que una sociedad más equitativa se logra con la paridad salarial entre hombres y mujeres y con una mayor participación femenina en los mercados laborales.

Permanece como reto atender la equidad económica entre hombres y mujeres, aunque también está pendiente la protección social de los jóvenes tanto en México como en Latinoamérica, ya que es menor que la de los adultos. Los jóvenes han logrado una mayor cobertura educativa, pero no se han reducido las tasas de desempleo. Además, para la Cepal, también existe la preocupación de que los jóvenes son las principales víctimas de los homicidios y destacan que en América Latina se encuentran siete de los 14 países más violentos del mundo. Entre los economistas se reconoce que reducir la pobreza y la desigualdad conlleva sociedades menos violentas.

En el corazón de cada convulsión política importante se encuentra una revolución fiscal: Thomas Pikkety

La tasa de pobreza en México ha sido aproximadamente de 46% de la población en los últimos años. Destaca que en el centro del país se está registrado un mayor número de pobres, la región centro se rezaga y se acerca a la sur, la de mayores carencias. Convendría profundizar en los casos de éxito de Paraguay, El Salvador, Colombia, Perú y Chile que aun siendo experiencias diversas tienen en común una tendencia reciente de la reducción de sus niveles de pobreza. Probablemente también tengan en común la afirmación de Joseph Stiglitz: La única prosperidad verdadera y sostenible es la prosperidad compartida. Ω

enriquekato@uaq.mx

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s