Los Juegos Olímpicos de México 68

(2 de octubre…)

1968_4

Rubén Sánchez Ramírez | Escritor.- 

La banca en que se sentaba, estaba junto a uno de los balcones del primer piso, que daba para la calle de Liverpool, en aquella casona antigua, de estilo afrancesado, propio de los principios del Siglo XX, muy de acuerdo a los gustos de Los Científicos de Porfirio Díaz. Esa era la sede en que se alojaba la “Preparatoria Popular”, conocida como el Plantel Liverpool, para diferenciarlo del de Tacuba. La “prepa” estaba enclavada como un lunar en la vieja y aristocrática colonia Roma, donde desde mediados de los años veintes, vivieron muchos de los generales que emanaron de la Revolución, cuando ésta “degeneró en gobierno”, como escribió Renato Leduc, en su libro “Historia de lo Inmediato”. La casona quedaba muy próxima al corazón de la llamada Zona Rosa”, derramada a uno de los contornos de la Glorieta Insurgentes del “Metro”, que desde 1969 ya funcionaba inaugurado por el “Trompudo”. La Zona Rosa (que ahora tiene un color rojo muy subido) en ese entonces seguía en auge, con tiendas sofisticadas y artesanías caras: platería de Taxco y cajitas de Olinalá, Guerrero; bordados multicolores de los otomíes; barro negro de Oaxaca; latón y papel maché de San Miguel, Guanajuato; Talavera de Puebla; Loza de Dolores Hidalgo y pedrería de Querétaro. Tiendas esotéricas llenas de libros, velas y veladoras, para las lecturas del Tarot, el café, las líneas de la mano, el iris de los ojos, la escritura y tantos otros sofisticados, ociosos e inútiles misterios. Pero sobre todo llena de los florecientes Vip´s y Sanborns de las calles de Pizza, Génova o Florencia frente al ángel en Reforma, en donde taloneaba, entre otros personajes, el “Vampiro de la Colonia Roma” de Luis Zapata, con otros entes. Estos lugares, prontamente fueron acompañados por los cafés con leche de chinos y sus bisquetes, y luego por los restaurantes de rica comida china y la fría comida japonesa o por los horrorosos e insípidos Mc´Donalds y Kentucky de la malhadada “fast food”, que fueron desplazando a los de comida lenta y deliciosa, entre ellos las fondas mexicanas.

En aquellos, Vip´s y Sanborn´s, empezó a aficionarse al café y a hojear revistas y libros interminablemente; se aficionó un poco a los bares y nada a las discotecas, que llegaron más tarde, con los variados y diversos puntos de reunión de la clase alta y la clase media, después media baja y en la actualidad propiamente para la “prole”, donde ahora florece el comercio ambulante, los puestos callejeros de jugos, hot dogs y hamburguesas, así como por los “non santos” Table Dances.

La Prepa Popular”, había surgido como un movimiento de estudiantes rechazados en las escuelas oficiales y fue apoyada por algunos de los afortunados sobrevivientes, que participaron en el Movimiento Estudiantil de 1968. Inicialmente se había instalado en algunas aulas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en el Pedregal de San Ángel, y a inicios de los 70, se le cedió ese viejo edificio en la Roma, que ya distaba mucho de aquel esplendor de los años treintas o cuarentas de los generales.

El “Milagro Mexicano” o “Desarrollo Estabilizador”, desde Cárdenas hasta Díaz Ordaz, daba sus últimos estertores, con sus bondades y sus yerros. Se inauguraba la etapa del Estado Mexicano Omnipresente de Echeverría y López Portillo, de la ahora llamada “Docena Trágica” y en pocos años, los saldos nos arrojarían al tobogán de las crisis económicas, presentes desde mediados de los setenta hasta fines del Siglo XX.

La presumida estabilidad política, proverbial a nivel mundial, de un Partido heredero del movimiento revolucionario de 1910, desde su fundación en 1929 y que fue dos veces transformado para seguir igual, donde el Presidente fuerte era la piedra angular del “Sistema Político Mexicano”, también nadaba a contracorriente. La prohibición de todo fenómeno que osara transitar por fuera del sistema era mortal por necesidad, llámese campesinos inconformes, sindicalismo independiente, rebeldía juvenil o “contracultura”, todo era sistemáticamente reprimido. Cayeron maestros, mineros, ferrocarrileros, obreros, médicos, electricistas, campesinos y por supuesto, estudiantes en el 68 y el 71.

Los saldos sociales, no eran para exhibirse. Ciertamente se había industrializado el país y su faz rural, provinciana, se transformó en una cara cosmopolita y urbana; pero esta actividad se había centrado en 3 puntos: México, Guadalajara y Monterrey, lo que propició el desmedido crecimiento de estas ciudades, que atrajeron a la población rural, engendrándose las grandes megalópolis, con sus enormes problemáticas, de hacinamiento, cinturones de miseria y una concentración poblacional que vino distorsionando el crecimiento del país.

Quedaron muchos estados del sur y del centro rezagados y son los generadores de las multitudes de braceros que emigran a los Estados Unidos o que en las ciudades conforman esa población flotante demandante de empleo, vivienda, servicios y que en su mayoría ha engrosado la economía informal, el vandalismo y las huestes de los narcotraficantes, única alternativa para la supervivencia de gran parte de la población….

El campo fue desmantelado poco a poco, generando incertidumbre, pobreza, pleitos y matanzas hasta llegar al punto fulminante de la liquidación del ejido con Salinas… pieza fundamental del reclamo de tierra de las turbas campesinas, origen de las discordias del movimiento revolucionario de 1910.

Había visto de lejos el 68 y sus protestas, que fue todo un conjunto de movimientos sociales entre los que estuvo el llamado Mayo francés y su influencia en otros lugares universitarios, como el 2 de Octubre nuestro, así como La primavera de Praga”.

La crisis de 1968 fue, aunque en ese tiempo no lo parecía, todo un fenómeno de dimensiones planetarias, que en México, inicio con una banal pelea de estudiantes de la “Voca 4” y la “Prepa Isaac Ochoterena”, también en una orilla de la Roma, cercana a la Ciudadela. Se inflamó como una ola de un mar social tempestuoso, antes recelosamente calmado, que pasó por marchas como la del silencio, que encabezó el Rector Javier Barros Sierra, el bazucazo a la Prepa 1 y las trifulcas en el zócalo entre estudiantes del Politécnico, la Universidad, los soldados y tanquetas del ejército mexicano.

El movimiento del 68, logró unir a los que antes sólo se veían para pelear en el campo de fútbol americano, en esa rivalidad bárbara entre “burros” y “pumas”, que según el cine sólo se juntaban para disputarse las novias, pelear y para bailar “Twist” y “Rock and Roll”, con Enrique Guzmán, César Costa, Alberto Vázquez, Julisa, Angélica María o Manolo Muñoz, los “Locos del Ritmo” o “Los Rebeldes del Rock” ( con su música fresita, copiada de los primeros roqueros gringos ), pero ahora estaban juntos ante la intransigencia gubernamental.

Desembocó todo en la cruel matanza de estudiantes, niños y padres de familia en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco”, donde al día siguiente quedaron miles de zapatos sin dueño y un piso bien barrido y regado, para limpiar las manchas de sangre de los incontables muertos, cuyos nombres, por lo menos de algunos de ellos, se hallan inscritos en una enorme placa de esa plaza siniestra, como se denuncia en la película “Rojo Amanecer”.

El 12 de octubre se inauguró la Olimpiada y con ella, quisieron echarle tierra al asunto; sin embargo, el paso del tiempo ha demostrado que esa fecha y ese hecho, transformaron todo el sistema político y a todo el país, ya que fue, ciertamente un “parte aguas”, en la historia nacional del siglo XX.

Y luego las piernas de Queta Basilio; la caminata del Sargento Pedraza, la natación del“Tibio Muñoz” y otros, nos inflamaron de amor y patriotismo… pan y circo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s