Investigación clínica como nueva estrategia de salud

doctor-563428_640

· Escúchanos los jueves 14:00 hrs en COMA Y PUNTO de Radio Universidad por el 89.5 FM. Programa de la Licenciatura en Nutrición de la UAQ

Marcela Romero | Gerontóloga Social.-

Estamos concluyendo el año y es un placer desearles lo mejor para el 2016. Al igual que  participarles del gusto que nos da como programa académico, haber visto pasar en las ediciones de nuestra radio universitaria a tantos investigadores, lo que nos recuerda que nuestra querida Alma Máter, la UAQ, está a la cabeza en la investigación del estado.

Como parte del Comité de Bioética desde hace casi una década, observo cómo la investigación universitaria posibilita también el acceso a estudios y atención sanitaria. Constantemente se ofertan espacios en estudios para ser parte y recibir atención a la vez que permitirnos el oficio de explicar, innovar, experimentar, descubrir… Verbos fuertes para quien pudiera verse así mismo como “un conejillo de indias” y preguntarse si participar sería realmente bueno. Por ello y a fin de hacer un próximo año muy productivo de forma colectiva y corresponsable, deseo informarte sobre algunas cuestiones importantes de observar antes de participar en un proyecto de ciencia como sujeto de investigación:

La investigación TIENE QUE SER BUENA, es decir, sus propósitos y métodos deben de buscar el mayor bien para ti y para los que tengan la misma situación o problemática. Con ello es claro decir entonces, que NO DEBE DE SER MALA ni buscar ocasionar un daño, ni por sus intenciones ni por sus métodos. Esto debe de funcionar junto. No puede ser bueno algo que por hacerte bien te ocasione un daño; por ello, los efectos secundarios o contingencias deben de ser previstos, procurar que sean los menores y sean atendidos por expertos. Así deben asegurártelo. La iatrogenia es justo la denominación que se da para los daños secundarios, sabidos mas inevitables. Como por ejemplo, al probar una dieta rica en fibra es bueno, mas causa algunos efectos gastrointestinales. Al igual sucede con los medicamentos; por tanto deben de preverse, aunque no necesariamente quiera decir que sucedan.

Tampoco se considera ético que, por el hecho de no hacerte mal, que una investigación no te haga bien o no sirva para nada. Por eso debemos asegurarnos de la seriedad de la investigación y que la metodología ha sido revisada por científicos expertos, pues ante un mal planteamiento, puede resultar fútil, es decir, sin efecto o inútil. Es interesante darnos cuenta que sólo lo que no hace mal y hace bien es lo que está bien, ¿verdad? Y no sólo por no causar mal…estos principios de beneficencia y no maleficencia son fundamentales en la ética tanto clínica como de la investigación.

La participación en una investigación siempre debe de ser voluntaria y sin coerciones para entrar o que te impida salir si lo deseas. Para ello deberás firmar un CONSENTIMIENTO. Consentir no es igual a autorizar, no se trata de que te pidan firmar, sino que te expliquen de forma escrita y verbal de forma muy clara para ti todos los términos, objetivos, beneficios, riesgos y procedimientos. Que te resuelvan dudas y se aseguren de que no las tengas. Señalarte quién interviene y da fe científica, institucional y bioética del estudio (se te deben brindar sus datos por si requieres contactarlos). Además deben de haber testigos de ambas partes. No debe quedar nada confuso, eso es consentir, “dar sentido”.

Para que este consentimiento se de, los involucrados deben de ser mentalmente competitivos y autónomos. Un menor de edad por su madurez, así cuente con facultades mentales sanas, requiere un tutor. No por ello no tiene derecho a ser escuchado si manifiesta miedo o dolor; ello debe de ser considerado. Así mismo quien no sea mentalmente competitivo. Una persona con libertades restringidas legales no pierde autonomía y derechos humanos, así es que también debe de dar su consentimiento. Así quedan obligadas a tal las instituciones, no importa que se trate de menores de edad o de personas con libertades o capacidades limitadas de cualquier tipo.

La participación en la investigación debe brindarte un trato justo, si cubres los requisitos, tienes derecho a ser considerado de la misma forma que todos los que lo cumplen, no importando otras condiciones tuyas. Así mismo, si no cumples los requisitos, tienes derecho a ser tratado con amabilidad y no ser “desechado” como “algo que no tiene utilidad”. La persona siempre es un fin en si mismo y se debe respeto a su dignidad. Aún si se trata de un estudio con órganos y cuerpos sin vida, anónimos o no, se les debe trato digno.

Cuando se reciben incentivos en especie o económica, sólo asegúrate de que la investigación no sea maliciosa y poco seria. En ocasiones se hace así por empresas para asegurar clientes futuros o con incentivos también sobre los investigadores responsables y se subestiman los criterios médicos por conflicto de intereses. Si todo está bien y ha sido revisada por un comité, ¡adelante!

Por último, la CONFIDENCIALIDAD. Los sujetos de estudio, no son objetos de estudio; son personas con una realidad más grande que lo que se estudia. Esa realidad es propiedad de ellos mismos. No tiene por qué ser divulgada sin permiso. Así mismo, los datos biológicos son también “propiedad privada”. En la era donde la clonación es posible, es importante que te asegures del fin que tendrán los bancos de datos biológicos y sobre tu persona. Cada gota de sangre, cada muestra biológica tuya y tus datos (nombre, ingresos, religión, sexo, etc.) TE PERTENECEN y debes consentir sobre su uso en la presente investigación como en futuras donde ya no te contacten.

Así como estamos consolidando una cultura bioética entre académicos e investigadores, es importante impulsarla entre la gente. Todo mundo sabe que puede demandar a una empresa, poco a poco también que pueden hacerlo con los servicios de salud; mas la investigación se impulsa aceleradamente (y afortunadamente) pero no se tiene preparada a la sociedad para ser partícipe y corresponsable. Esperamos que esta información te sea de gran utilidad y puedas participar de grandes proyectos este 2016 apoyando a la investigación mexicana y sirviéndote de este gran recurso. Que tengas un excelente año. Ω

marceromero70@hotmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s