Seis líneas maestras para un plan de movilidad

big-city-964377_640

Saúl OBregón |  Urbanista, UAQ.-

En febrero del año 2012, el que escribe estas líneas, exponía la necesidad de un plan de movilidad, actualmente el municipio de Querétaro licitará el desarrollo de un plan ¿pero bajo qué objetivos?

El proceso de expansión urbana del municipio de Querétaro hace necesaria la gestión política no solo para definir un plan de movilidad para el municipio, sino para la Zona Metropolitana, pues en cuestión de movilidad no hay fronteras físicas entre los municipios de la metrópoli, hay interconexión, la cual debe analizarse y planearse a corto mediano y largo plazo. Por lo anterior, a continuación retomo aquello publicado en el año 2012.

La congestión habitual de los principales corredores viales de nuestra ciudad, provocan un incremento notable en los tiempos de los desplazamientos de los queretanos, que deriva en pérdidas de productividad. El precio del transporte (costo individual) es alto, derivado de los vicios en la estructura del IQT, lo que amenaza el acceso de miles de empleados a sus trabajos. Se “impulsa” el uso de los medios no motorizados, con infraestructura de mala calidad que afecta al resto del sistema. ¿Esta línea de trabajo en Querétaro es la adecuada?

Las infraestructuras fraccionan el territorio y acotan la disponibilidad de espacios libres para el uso social

La realidad es que cada vez más queretanos padecen el colapso vial derivado del ritmo de crecimiento demográfico de la ciudad.

Por todo lo anterior, es necesario un plan integral de movilidad urbana, que, como su nombre lo indica, sea incluyente y armonioso con todos los medios de transporte, y cuyo fin será mejorar la accesibilidad y minimizar los impactos negativos del transporte, bajo las siguientes seis líneas maestras:

a) Competitividad: Para que el sistema productivo sea competitivo debe estar vinculado a un sistema de transporte eficiente, es decir, que aporte la máxima funcionalidad con el menor costo global (individual + social) posible.

b) Integración social: El transporte colectivo debe ser universal, es decir, accesible a todas las personas para evitar que se convierta en un elemento de exclusión social –afectando a los que menos tienen- al impedir un adecuado desplazamiento y con ello las posibilidades de desarrollo personal, social y laboral.

c) Calidad de vida: Permitir un desplazamiento de los ciudadanos de la forma más cómoda posible, rápida y con la certeza de que el servicio de transporte sea seguro, con calidad, frecuencias, etc.

Ahora bien, las infraestructuras generan un importante impacto en la calidad del entorno y el paisaje: fraccionan el territorio y acotan la disponibilidad de espacios libres para el uso social, además de la degradación inducida por el ruido y la polución, por lo que debemos de considerar simultáneamente los impactos negativos y positivos del sistema, optimizándolos a un punto de equilibrio socialmente aceptable.

d) Salud: Es necesario abordar el impacto en la productividad de la gente y en los costos del sistema de salud que traen consigo las emisiones de polución y sonoras de los medios motorizados, por lo que es necesario estimular el uso de vehículos con menores emisiones contaminantes, los medios de transporte masivo, el caminar y el uso de bicicleta.

e) Seguridad: Los accidentes de tránsito son hoy en día un costo social de primer orden. Se debe hacer más rigurosa la expedición de permisos de conducir, impulsar un programa de educación vial, la adecuación de la velocidad y la mejora de las condiciones de seguridad intrínsecas a cada medio de transporte.

f) Sostenibilidad: Este punto se centra en conseguir que el crecimiento de la economía se desacople al incremento paralelo de los flujos de transporte. Esto permitiría alcanzar un sistema más eficiente, es decir, que impulse más trabajo por unidad de extracción de recursos.

La congestión habitual de los principales corredores viales de nuestra ciudad, provocan un incremento notable en los tiempos de los desplazamientos de los queretanos, que deriva en pérdidas de productividad.

La demanda de transporte debe considerar las necesidades de todos los que residen en la Zona Metropolitana de Querétaro, integrando sus necesidades, lo que es posible con un plan integral hecho por queretanos y no como lo han realizado las administraciones anteriores (azules y rojas), con proyectos puntuales, a cargo de funcionarios importados o sin formación académica en la materia que no tienen una adecuada visión –derivado de su nulo compromiso social– como se ha observado. Ω

saul.obregon@uaq.mx

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s