Un modelo de economía baja en carbono o un instrumento funcional para el cambio climático en querétaro

alternative-energy-1042411_640.jpg

Alejandro Angulo | Escritor y especialista en temas ambientales.-

En días pasados, se sostuvo una reunión con la Presidenta de la Comisión de Desarrollo Sustentable de la Legislatura Local, para intercambiar propuestas que se concretizarán en dos Iniciativas de Ley: La Ley para el Fomento de Energías Renovables en el Estado de Querétaro y la Ley de Cambio Climático para el Estado de Querétaro.

A guisa de estadística, sólo 9 estados de la república cuentan con una ley local de cambio climático y al menos 11 con legislación sobre energías renovables, lo que da cuenta del retraso en tanto que la mayoría de las entidades federativas carecen de este marco jurídico y por ende, de una estrategia y política local en dichos rubros.

La puesta en marcha de ésta discusión pública, tendrá dos escenarios, en los cuales, por un lado, existe la visión de generar marcos instrumentales y por el otro, de establecer la base para un desarrollo económico de bajas emisiones de carbono. Ambos no son por supuesto, incompatibles, sin embargo, sí sólo atendemos la parte instrumental, los cambios no serán de gran profundidad y tardarán demasiado, mientras que sí se apuesta por un Modelo Económico de bajas emisiones de carbono, entonces observaremos que se atiende el fondo y no solo la forma.

Digo lo anterior, ya que la cuestión central versa sobre la pertinencia de reducir las partes por millón de partículas de CO2 Eq que están en la atmósfera, lo que significa que debemos descarbonizar nuestra economía, cuya disyuntiva se relaciona con dos aspectos: desacelerar la economía por un lado y por la otra caminar hacia la transición energética, a partir  del uso y aprovechamiento de energías renovables.

Si bien, en la Ley Federal, para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética  en su Artículo 22 señala en el último renglón la estrategia de reducción de la dependencia con respecto a los hidrocarburos, se prima aún, las estrategias instrumentalistas que a la letra dicen “Se establece la Estrategia como el mecanismo mediante el cual el Estado Mexicano impulsará las políticas, programas, acciones y proyectos encaminados a conseguir una mayor utilización y aprovechamiento de las fuentes de energía renovables y las tecnologías limpias, promover la eficiencia y sustentabilidad energética, así como la reducción de la dependencia de México de los hidrocarburos como fuente primaria de energía”

Realmente lo que debemos privilegiar y poner en primer plano,  es la transición energética de la economía, lo cual significa establecer un orden jerárquico de magnitudes y alinear los presupuestos de inversión pública para tal desempeño.

Las dos iniciativas son interdependientes, razón por la cual, deben guardar una Concordancia, lógica, estructural, programática y presupuestal. Ello nos conlleva a replantear una estrategia eslabonada, a diferencia de instrumentos legales descoordinados. En la referida Ley Federal se puede leer que “Dichas políticas y medidas promoverán la aplicación de los mecanismos internacionales orientados a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, de conformidad con la legislación ambiental aplicable. Asimismo, las Dependencias, entidades competentes, o a quien designen éstas, podrán desempeñar al igual que los Suministradores, el papel de intermediarios entre los proyectos de aprovechamiento de las energías renovables y los compradores de certificados de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el mercado internacional”

Estas dos iniciativas son de gran trascendencia para los habitantes del estado, porque habrán de definir el rumbo de la economía local, la salud humana y la protección del medio ambiente, que ya es un derecho humano. Hoy tenemos quizá una de las últimas oportunidades para decidir si abordaremos el carro para revertir el cambio climático o seguiremos privilegiando un modelo de economía que profundiza en la mayor crisis ambiental y civilizatoria.

El cambio climático es el mayor reto que enfrenta el planeta y la civilización, es la fuerza de un cambio, en el cual podemos elegir o será la propia naturaleza, que nos barra. El tiempo que aún tenemos para revertirlo es si se quiere, pequeño de unos 30 años, para reducir el 50% de las 400 partes por millón de CO2 Eq en el ambiente.

Los gobiernos entrantes, sin distingo de color, deben expresar su compromiso público, en los planes de desarrollo, programas, presupuestos y acciones, con metas anuales, para un periodo de 10 años el compromiso de incrementar la transición energética de uso de energías renovables en un 25% del total de la energía actual.

Asimismo, el conjunto de políticas públicas, no da lugar a ocurrencias, políticas aisladas o presiones de los grupos económicos, de lo que se trata es de conseguir la concordancia de un gobierno en su quehacer público, para beneficio de la colectividad, del estado y su medio ambiente. De ahí que aquellos programas clave y con fuerte incidencia como el transporte público, debe concordar con éstas otras políticas, pero también con aquellas que expresan un sentido de economía solidaria para los sectores empobrecidos y de bajos ingresos, que pueden beneficiarse con el uso de energías solares, para aprovechar éste potencial natural de que se goza en el estado; sólo basta con articular programas que promuevan, incentiven y subsidien la transición de estas economías familiares de bajos ingresos, a través de mecanismos e instrumentos financieros (ya lo hace una Caja Popular que financia crédito para la adquisición de paneles solares), ambientales (huertos solares en predios naturales), y económicos (con programas de compensación económica por la emisión de CO2, tal como ya se ha logrado en el programa de compensación por la huella de carbono de  los vehículos particulares).

Por hoy, nuestro esfuerzo debe dirigirse a ampliar el debate para enriquecer las propuestas; difundir la mayor parte de información sobre los temas de las dos iniciativas; a solicitar a los gobiernos en turno su compromiso con metas y rendición de cuentas y a que el Poder Legislativo apruebe estas iniciativas de ley, pero así también, en la discusión que tendrá, asignen presupuesto de egresos para estas acciones de combate al cambio climático y la transición energética del estado.  Ω

aangulocarrera@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s