Financiamiento colaborativo o financiarización

Enrique Kato | Economista.-

medic-563425_960_720

En 1969 se entregó por primera vez un premio Nobel a una investigación en economía. O, para ser estricto con el título, el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel. Aunque existen antecedentes muy remotos relacionados al pensamiento económico, la economía como disciplina no es tan antigua. Se considera que es en el siglo XIX cuando inicia un grupo identificable de personas realizando análisis similares. Desde que se entrega el Nobel en economía, se han premiado a 76 personas por sus contribuciones en 32 temas diferentes, no todos ellos economistas. Los estudios en finanzas son históricamente recientes y proliferaron durante el siglo XX. Si bien no existe un premio Nobel en finanzas, existe la categoría de economía financiera, que es una de las tres con más contribuciones, junto con macroeconomía y econometría.

Bajo la perspectiva de los premios Nobel el mundo de las finanzas está subordinado al de la economía. Los estudios de financiarización demuestran que el sistema financiero ha crecido tanto, siendo hasta 10 veces mayor que el sistema productivo real, -el de la economía familiar y empresarial-. Por tanto, desde hace años, se afirma que la economía real, -conformada por la producción y el trabajo-, está supeditada a la evolución de los indicadores financieros, no sólo nacionales sino de cualquier rincón del mundo, dada la globalización financiera. En Estados Unidos, se ilustra esta situación con la frase la cola mueve al perro. Más específicamente se afirma que en una economía financiarizada, la cola financiera mueve al perro económico.

Un cínico es quien sabe el precio de todo y el valor de nada

Los primeros años en que se entregó el Nobel de economía se reconocía el trabajo de una o dos personas. Parecía como si alternadamente el premio se diera un año a un único ganador y al siguiente a dos profesionales con contribuciones a un mismo campo del conocimiento, tal que el premio se dividía a la mitad. La racha terminó en los setenta. Los siguientes años -los ochenta- se conocerán como la década de la avaricia, por el exceso de consumo, el deseo de acumulación y el egocentrismo. No parece coincidencia que de 1980 a 1989 todos los premios Nobel se hayan concedido a un único ganador, siendo un reconocimiento implícito al trabajo individual. Con el cambio de década se premia por primera vez una terna de ganadores en el campo de la economía. Desde 1990, en seis ocasiones se ha dividido en tercios el premio monetario de ocho millones de coronas suecas, aproximadamente un millón de dólares: 1990, 1994, 2001, 2007, 2010 y 2013, lo que equivale a dos premios triples en las últimas tres décadas.

El trazo temporal de 1990 a 2013, primer y último año con terna de ganadores, es emblemático de los dos universos que coexisten dentro del campo de las finanzas que, a pesar de estar claramente relacionados, en los libros de texto y en el salón de clases, analíticamente se abordan de forma independiente. Conviene tener presente que los estudios financieros se subdividen en dos y que cada subárea tiene su propio enfoque metodológico. El primero, el de las finanzas corporativas como los premios Nobel otorgados en 1990 a Harry M. Markowitz, por la teoría de elección de portafolio (diversificación del riesgo); a Merton H. Miller, por sus contribuciones a las finanzas empresariales; y a William F. Sharpe, por el modelo CAPM de valoración de activos financieros, la relación entre el riesgo y el rendimiento esperado.

No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos: Albert Einstein.

Las investigaciones reconocidas por el Nobel en 2013, son ejemplo del segundo enfoque, el orientado a los mercados financieros. Los galardonados fueron Eugene F. Fama, por el análisis empírico del precio de los activos, en particular el uso de la información disponible para determinar precios; Lars Peter Hansen, por haber elaborado un método estadístico para contrastar la conducta de los inversionistas frente a incertidumbre de precios; y Robert J. Shiller, que documentó el exceso de volatilidad del precio de las acciones de las empresas en relación al flujo de ganancias. La Academia Sueca de Ciencias sugiere que una pregunta síntesis de estas investigaciones podría ser ¿En qué medida la volatilidad es una señal de que los mercados no funcionan bien y qué medidas podría adoptarse para limitar resultados adversos?

Para un financiero desde luego que es fundamental conocer sobre diversificación del riesgo y manejo de portafolios de inversión. Quizá todos debiéramos, como cultura general, conocer sobre esos menesteres, pero ello no implica que nos avoquemos a ello como actividad profesional. De hecho, la volatilidad de los mercados financieros y la interconexión de las economías del mundo han vuelto cada vez más complejo la capacidad de realizar pronósticos acertados. Quizá sea de conocimiento público que la mayoría de los pronosticadores se equivoca un mayor número de veces, respecto a las que acierta. Por ello resulta fundamental que las autoridades económicas protejan, aunque sea mínimamente, el mundo empresarial de la economía casino, como se apoda a las finanzas bursátiles. Especialmente porque en un mundo interconectado no parece que exista alguien capaz de conocer los intríngulis (o vericuetos) de los sistemas productivos y financieros de cada región del planeta.

No ahorres lo que queda después de tus gastos, gasta lo que queda después de ahorrar: Warren Buffett

Aunque existen dos enfoques contrapuestos respecto al mundo de las finanzas, es ventajoso que el estudiante domine los prospectos de rendimiento de instrumentos de inversión. Conviene aclarar que quienes llevan sus ahorros o excedentes para buscar un rendimiento financiero son individuos que no pertenecen al mundo de los procesos productivos, sino que su único objetivo es la multiplicación de su riqueza, a diferencia de quienes buscan financiamiento para crear o ampliar empresas.

No debería perderse de vista que las funciones que desempeña un financiero se suman al esfuerzo de otras áreas de una organización. La revista Harvard Business Review publica casos de estudio para hacer explícita las sinergias y facilitar la enseñanza a estudiantes en el área de las empresas. Algunos ejemplos recientes son los casos de finanzas y dispositivos móviles (banca móvil), inteligencia financiera para determinar la salud o sostenibilidad de una organización, financiamiento para la industria solar china, compras de empresas nuevas en india, o el programa de financiamiento de hospitales ingleses. También puede  priorizarse el estudio de las finanzas para la creación de empresas. En el Massachussets Institute of Technology (MIT) se ofrece el curso de finanzas de emprendimientos, en el cual se intenta dar respuesta a preguntas clave como son: ¿Cuánto capital inicial se requiere? ¿Dónde obtener el financiamiento? o ¿Cuánto vale la empresa que estoy creando?

Me las arreglo con un poco de ayuda de mis amigos / Mmm, lo intentaré con un poco de ayuda de mis amigos: Paul & John

En México no hemos sistematizado suficiente información sobre los emprendedores. De hecho, parecerían ser pocas las plataformas de financiamiento colaborativo (crowdfunding). En el diario El Financiero (06/abril/2015) señalan a Fondeadora e Ideame como las dos pioneras en este campo que han permitido el surgimiento de otras plataformas para apoyar a nuevos empresarios. A nivel mundial, la empresa de investigación de mercados, Massolution.com ha preparado diversos informes sobre financiamiento colaborativo. Recientemente publicó que el volumen administrado asciende a $16 mil millones de dólares (16.2 billion), según cifras recabadas en 1250 plataformas de crowdfunding. Si bien esta cifra es apenas la mitad de la fortuna del creador de Facebook (Mark Zuckerberg), el crecimiento es acelerado en todos los continentes, incluyendo el asiático.

A través de las plataformas de crowdfunding se consiguen recursos para realizar actividades artísticas o causas sociales. La empresa Massolution reporta que en el mundo la categoría más activa en 2014 fue la de emprendimientos y negocios, con un volumen de $6.7 mil millones. La obtención de recursos se puede lograr bajo diversas modalidades. Por ejemplo, en forma de crédito, con una participación accionaria en el proyecto, como una donación o, como ocurre en México, a través de una recompensa: los bienes que se comprometen a entregar a los fondeadores.

Sin duda el financiamiento es clave para el surgimiento de una empresa. Pero muchas empresas que ya están en operación respondieron a los entrevistadores del Instituto de Estadística (Inegi, Censo Económico 2014) que no requerían de financiamiento, que éste era caro o que no podían cumplir con los requisitos solicitados por los bancos. La información recabada incluye a casi cuatro millones de negocios (v. gr. Unidades económicas), de la cual se obtuvo que menos de 300 mil utilizaron crédito bancario en algún momento del año. Resulta fundamental estudiar la procedencia de los recursos hacia proyectos o empresas porque en México la tasa de crecimiento de las empresas es mayor (3.5%) que el crecimiento de la población (1.4%, anual). Crear muchas  microempresas no es la forma más eficiente de organizar el trabajo ni la producción. En el año 2000, había una empresa por cada 36 habitantes, en 2015 existe una por cada 26 personas. Si bien las instituciones que otorgan más financiamiento en el país son los bancos y las cajas de ahorro. Cerca del 14% de las empresas que recibieron algún tipo de financiamiento fue a través de amigos o familiares, la cifra no es menor porque existen tres veces más empresas financiadas por amigos y familiares que por el gobierno o por prestamistas.

Agradezco la atenta invitación que me hicieron los profesores Sergio Becerril y Ricardo Moreno del Instituto Tecnológico de Querétaro para conversar sobre estos temas de economía y finanzas. Ω

enriquekato@uaq.mx | Google.com/+EnriqueKato

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s