Comentarios al libro “Niñas y Mujeres sin justicia”

ninas

Gisela Sánchez Díaz de León | Salud y Género Querétaro A.C.-

El formato y el contenido  del  libro de Niñas y Mujeres sin justicia  es de gran utilidad para todas las mujeres, grupos e instituciones interesados en la Salud Reproductiva de niñas y mujeres, pues contiene  una estructura y metodología atractiva y clara: En un lenguaje sensible nos narran   casos de  la experiencia vivida de mujeres a quienes fueron violados  sus derechos reproductivos en eventos de  anticoncepción, aborto legal y seguro, violencia obstétrica, muerte materna, reproducción asistida y vida laboral y reproductiva. 

Cada uno de éstos eventos se convierte en un capítulo en el que después  de escuchar y ver la foto de la ciudadana agraviada en sus derechos, viene la  defensa de GIRE, el marco normativo y el panorama en México y en los estados, algunas experiencias comparadas  en el mundo y otros casos registrados, documentados y litigados por GIRE, las políticas públicas existentes, el acceso a la justicia, las conclusiones y recomendaciones.

Así nos enteramos que en Querétaro  no considera la esterilización forzada como delito,  tiene una necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos de 10.8,  por arriba de la media nacional lo que explica en parte por qué no ha disminuido el embarazo adolescente: la falta de acceso a información y servicios de anticoncepción constituyen factores fundamentales en la materia.

La noticia de que hay una estrategia nacional para la prevención y atención del embarazo adolescente, se desinfla cuando vemos que dicha estrategia  no contempla servicios de salud especializados para niñas y adolescentes embarazadas ni tiene presupuesto asignado.

Vemos también que Guanajuato y Querétaro son los estados que menos causales de aborto contempla en sus códigos penales: violación e imprudencial o culposo. Y que no hay un solo caso de autorización de aborto por violación. Sin embargo, Querétaro ocupa el séptimo lugar  en las principales entidades de origen de mujeres que interrumpieron legalmente su embarazo en el Distrito Federal con 325 casos  de abril del 2007 a mayo del 2015.  Recordamos que somos una de las 17 entidades  con constituciones locales que protegen la vida desde la concepción (la fecundación en el caso de Querétaro) gracias al cambio constitucional del artículo 2 , aprobado por unanimidad el 2 de septiembre del 2009 por la LVI legislatura, publicado el 18 de septiembre del mismo año, con una sanción de 4 años por el delito de aborto en el código penal, y que los casos de criminalización por el delito de aborto contabilizados de agosto del 2012 a diciembre del 2013 fueron 11 denuncias, 2 juicios penales y 0 sentencias, una persona en prisión definitiva.

Una conclusión y recomendación  es la urgencia de que el Congreso reforme su código penal para  incluir el riesgo a la  salud  de la mujer como causal de exclusión de responsabilidad del delito de aborto. Así como despenalizar el aborto durante las 12 semanas  de gestación por voluntad de la mujer.

A la Secretaría de salud se recomienda: garantizar que el personal de salud salvaguarde el secreto profesional en el sentido de proteger el derecho a la salud y a la vida privada de las mujeres que acuden a sus servicios y así evitar su criminalización.

La noticia de que hay una estrategia nacional para la prevención y atención del embarazo adolescente, se desinfla cuando vemos que dicha estrategia  no contempla servicios de salud especializados para niñas y adolescentes embarazadas ni tiene presupuesto asignado

Están reportadas sólo 3 quejas en contra de prestadores de salud con motivo de atención obstétrica en Querétaro. La violencia obstétrica (Se refiere al trato médico que dañe, lastime o denigre a las mujeres embarazadas; incluye partos vía cesárea innecesarios) no es reconocida, ni por las mujeres o pacientes tanto de instituciones públicas como privadas, ni por el personal de salud.  En Querétaro no se les da información para que tomen decisiones autónomas, como ejemplo el siguiente caso:

Mujer de 24 años después de haber sido atendida por una cesárea y con una infección en la herida de la operación a 8 días de la intervención, escapa del hospital por una ventana diciendo que está mejor en su casa que en hospital. El motivo de tomar esa decisión tan grave y que puede resultar perjudicial para su salud a dimensiones mayores, es debido a que la señora menciona que después de haber sido atendida, la herida de su cesárea se infectó, a lo que lo médicos (residentes, y a ver de la paciente, más jóvenes e inexpertos que ella) decidieron dejarla abierta un tiempo más, cuestión que derivó en una  infección mayor, este evento tuvo lugar delante de todo el personal y  ningún médico residente ni adscrito al hospital tuvo la iniciativa de informar a la señora sobre la mejora o no en su herida, las enfermeras se limitaban a realizar su rutina de revisión sin establecer comunicación, cosa que desesperó a la mujer que decía sentirse ignorada y como si no existiera, lo que la llevó a tomar su decisión de escapar, hecho que no consiguió al ser alcanzada por personal de seguridad del hospital. Al ser de nuevo internada en el hospital, revisaron la herida, realizaron la intervención necesaria, y al regresar fue etiquetada y víctima de burlas, ese mismo día fue dada de alta tras firmar un acuerdo que deslindaba de la responsabilidad  al hospital sobre consecuencias en su salud por  haber escapado.

El número de nacimientos se triplicó en Querétaro en 4 años,  en el 2014  Secretaría de Salud contaba cerca de  30,000 nacimientos  cuando en el 2009 fueron 9000. Pero no se triplicó el número de médicos que atienden los nacimientos, ni las instalaciones para atender los partos.  Lo que si se ha incrementado para comodidad de los médicos son las cesáreas en Querétaro.  La OMS recomienda un porcentaje menor al 20% de cesáreas, y en Querétaro supera el 50% en servicios de salud y el 70% en servicios privados. Eso es violencia obstétrica

Vuelvo al texto: Se recomienda a la secretaría de Salud Federal y local: identificar la violencia obstétrica como una forma de violencia institucional y de género reconocida en la Ley General de Acceso  de las Mujeres a una vida libre de violencia y en las leyes locales para erradicar su práctica.

Según el Observatorio Nacional de Muerte Materna, Querétaro ocupa un lugar intermedio entre los estados con mayor y menor razón de muerte materna, se encuentra en el rango entre 31 y 45, después de haber ocupado el último lugar en muerte materna. Este hecho merece profundizar en qué es lo que está pasando  en Querétaro. Del 2012 al 2013 Querétaro tuvo un incremento en la razón de muerte materna del 19.8 al 35, casi se duplica. Se reportan 14 defunciones en 2013, la mayoría jóvenes: 4 de ellas eran menores  de 19 años, otras 4 tenían entre 20 y 24 años. Todas tenían servicios de salud: 50% seguro popular y 50% IMSS, sólo el 7.1% no tuvo control prenatal durante el embarazo. El 85%  contó con asistencia médica, 42.9% murió por enfermedades hipertensivas del embarazo.  En conclusión, el comportamiento de Querétaro coincide con los datos nacionales de  la problemática de la muerte materna en las adolescentes: El crecimiento del embarazo adolescente, aunado al riesgo particular del embarazo a esta edad- de 2 a 5 veces más alto en  mujeres adultas de acuerdo con la OMS- coloca a las niñas y adolescentes en una situación particularmente preocupante. En 2013, a nivel nacional, 129 muertes maternas correspondieron a menores de 19 años, 6 de éstas a niñas entre 10 y 4 años. Ese año, las niñas y adolescentes representaron el 15% del total de muertes maternas en México. En Querétaro, el 21.4%, por arriba de la media nacional. Por otro lado, no hay quejas administrativas en casos de muerte materna en Querétaro.

Hay  muchas preguntas por hacerse: ¿Qué pasa en los servicios de salud que los médicos no atienden las enfermedades hipertensivas en el control prenatal? ¿Qué pasó en el 2013 en Querétaro? ¿Se incrementaron las muertes maternas o se hizo más efectivo el registro y conteo? ¿Existen muertes maternas ocultas en otros años? ¿Por qué no se implementa un protocolo especial de atención para las niñas y adolescentes embarazadas en Querétaro? ¿Por qué no sabemos la prevalencia de la violencia sexual en niñas y menores de edad en Querétaro? Ω

Facebook: Salud y Género A.C.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s