Parquímetros, por qué sí y por qué no

parking-meter-828887_1280

Víctor Xochipa | Reportero.-

En 1935 se instaló el primer parquímetro en Oklahoma (EEUU). Casi 60 años después se instalan los primeros en la Ciudad de México. En Querétaro, el 11 de febrero del año en curso en una sesión extraordinaria de cabildo del municipio de Querétaro se aprobó por casi unanimidad, a excepción del voto de la regidora de MORENA, la instalación de los parquímetros en el Centro Histórico de la Ciudad.

El Plan Municipal de Desarrollo 2015-2018 estuvo basado en una consulta ciudadana a través de foros temáticos (que se realizaron del 27 de julio al 6 de agosto del 2015), la asistencia total fue de mil 476 personas -menos del 1% de la población total del municipio- y de acuerdo con las autoridades este reducido grupo decidió el rumbo del municipio en los próximos años.

Del millón 200 mil viajes diarios que se realizan diariamente en la ZMQ, el 97% convergen en el Centro Histórico de la ciudad, 64% en transporte público y el resto en autos privados. En la zona 36 estacionamientos privados (para 3 mil 582 autos) y 2 mil 362 cajones de estacionamiento en la vía pública (IMPLAN), donde la mayoría de empleados y servidores públicos (30% de los autos que se estacionan) que trabajan en la zona del Centro Histórico, deben estacionar su auto, al menos 8 horas diarias. Si muchos de ellos acuden en su vehículo particular a sus centros de trabajo debido al sistema ineficiente de transporte público en la capital del Estado, por ello buscan estacionar su auto en la vía pública, para no ver afectados sus ingresos.

De acuerdo a las proyecciones municipales, los lugares disponibles serían insuficientes, y de acuerdo al plan que desarrollaron, la solución radica en la instalación de parquímetros, cuyo costo al público será de 10 pesos por hora por cada cajón de estacionamiento utilizado.

Recién se publicó la noticia de la inminente instalación de los parquímetros, ciudadanos y comerciantes del Centro Histórico se han manifestado en contra de su puesta en marcha. Sin embargo, los primeros días de junio se firmó el contrato de la concesión con la empresa, Aquiles Park, lo que confirma su puesta en marcha en menos de 90 días.

David Herrera, integrante de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico dijo, “Un grupo de compañeros se reunió con el alcalde, Marcos Aguilar y él expresó de una manera clara lo siguiente: No voy estar tocando de puerta en puerta a ver quién quiere y quién no -referente a los parquímetros- digo, aunque no sea el mecanismo adecuado, refleja su intolerancia, prepotencia y arrogancia donde priva todo el diálogo. Creo que hoy debemos de entender que el malestar social y los hechos que vivimos como país, es a falta del diálogo entre el ciudadano y la autoridad”.

“La realidad, es que se ha tomado en cuenta a la ciudadanía, de acuerdo (en el estudio realizado por la UAQ), como está estipulado en la normativa de gobierno… los ciudadanos aceptaron no haber ido a estos foros y entonces a partir de ahí, desearían que se volviera a repetir, pero legalmente nos va marcando tiempos y nosotros lo que vamos hacer es ejecutar el Plan Municipal de Desarrollo”, aseguró Mauricio Cobo Urquiza, titular de la Secretaría de Movilidad.

En opinión del Coordinador de la Maestría en Ingeniería de vías terrestres y movilidad de la UAQ, Saúl Obregón Biosca, “Los parquímetros son una medida para regular el uso del espacio público, pero la problemática del centro histórico es más amplia, hay que tomar en consideración la baja cobertura del transporte público, las dimensiones de la acera, (…) Necesitamos una intervención integral y planeada pensando en el futuro. Aquí la principal problemática de los parquímetros es la concesión, a la empresa Aquiles Park y esa empresa durante 15 años va a apoderarse del espacio público del Centro. Si pensamos a futuro construir un carril bicicleta o se quieren ampliar las banquetas, no vamos a poder tocar el espacio público porque está concesionado”. Sobre el Sistema de Bicicletas Compartidas que se instalará, no tendrá ningún costo para el gobierno municipal, sin embargo, Obregón Biosca critica que sea sólo un programa recreativo, también apuntó que se ha dejado de lado la educación vial del automóvil y la bicicleta.

Xavier Treviño, ex director del ITDP y actual co-director de Céntrico, agencia de movilidad, recomendó la instalación de parquímetros, “Es una medida casi obligada si se decide dejar estacionamiento en vía pública, como todo, el truco es hacerlo bien”, sobre la privatización del espacio público dijo, “Cuando se hace bien, el argumento de la privatización no tiene sentido. Se debe contratar el servicio, no concesionar la calle”, al respecto de la licitación mencionó, “Por eso se debe hacer un contrato por servicios de mantenimiento y operación, y otro diferente para el recaudo. No es difícil”.

Algunos comerciantes del Centro Histórico se están organizando para interponer un amparo, pues consideran que fue una decisión arbitraria, y advierten que hay asociaciones que tratan de engañar a sus colegas a través de supuestos beneficios.

En una carta firmada por el secretario de Movilidad el 3 de junio del año en curso, que suscribe a la empresa inglesa, Steer Davies Gleave como encargada de realizar el estudio sobre el diagnóstico de la situación del municipio en el tema de “Estacionamientos y Movilidad Motorizada”, sin embargo la empresa inglesa subcontrató a una empresa mexicana, Factibilidad Urbana Total para realizar el estudio -sólo cuenta con perfil de facebook (78 “me gusta”), porque su página web está en construcción.

Lo que llama la atención, es que se supone que desde antes de febrero se tenían los estudios que avalaban la instalación de los parquímetros, pero estos se realizaron hasta después de firmar la licitación. La idea de los parquímetros no es mala per sé, la cuestión es, si se trata de una acción desarticulada o si es parte  de una reorganización urbana fundamentada en estudios serios y previos de viabilidad; además también es importante que genere un beneficio social, que eleve la calidad de vida y que ingrese recursos sustanciosos al municipio, derivados de su instalación. O si como dice el urbanista Saúl Obregón, “Primero licitaron y después van a sacar sus estudios para avalar y justificar la concesión”. Ω

vxochipa@ketzalkoatl.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s