El aborto es también un tema de justicia social

aborto

Andrea M. Sandoval | Activista.-

Cuando hablamos de aborto resulta muy controversial, basta leer en las redes sociales diversos puntos de vista con una gran cantidad de comentarios que rebasan por mucho cuando se trata de otros temas sociales e incluso, hay más ofensas hacia quienes defendemos el aborto como una forma más de tomar una decisión sobre nuestro cuerpo.

La opinión pública respecto al aborto está atravesado  principalmente por la historia de vida que cada quien posee, creencias religiosas y por un sistema encargado de que no se preste atención hacia el propio cuerpo humano, es decir, cuando se habla del aborto las personas suelen opinar desde su propia experiencia, su propia realidad que ojo, no es la misma para otras mujeres y parece ser que esto último suele pasar por alto.

Lo que las personas provida no consideran, es que vivimos en un país con una desigualdad social importante y, que no es lo mismo ser una mujer que vive en la Colonia Polanco de la Ciudad de México a una mujer indígena de la Sierra Gorda de Querétaro; las oportunidades para ejercer una maternidad placentera  en cuanto a servicios de salud pública, vivienda, empleo, alimento, educación e incluso impartición de justicia es desigual y lo más importante este tipo de violencia sistémica es normalizado de tal manera que se exige llevar a término un embarazo sin considerar lo anterior.

Esto no quiere decir que las mujeres que poseen cierto estatus económico no aborten, empero, mientras ellas lo hacen en alguna clínica en el extranjero o en la Ciudad de México (donde es legal hasta las 12 semanas de embarazo) las mujeres que no poseen los mismos beneficios lo hacen con algún remedio casero (en el mejor de los escenarios) o recurren a prácticas que pone en riesgo su salud y por ende, su vida.

Para abordar el tema de Metodología anticonceptiva a nivel nacional es necesario mencionar: Las cifras públicas sobre conocimiento y uso de anticonceptivos muestran que, a pesar de los avances, México está lejos de cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos. En particular, persisten rezagos importantes en ciertos grupos poblacionales, como las personas adolescentes y las mujeres indígenas. Es alarmante que la mayoría de las entidades federativas reportara no contar con intérpretes para otorgar consejería anticonceptiva en idiomas indígenas en sus hospitales y centros de salud. (Gire, 2015).

Esto representa una barrera para obtener un método anticonceptivo adecuado a su cuerpo con el conocimiento de los posibles cambios hormonales que esto conlleva, sin contar el hecho de que los métodos anticonceptivos no son 100% efectivos por el cual existe una posibilidad que, aun usándolos puedan quedar embarazadas. Esto, es por un lado, por el otro hay que tomar en cuenta que no toda relación sexual es consensuada, la violencia sexual representa un problema social grave.

En México existen casos documentados en que las mujeres son criminalizadas por abortar, en muchos de estos no abortan deliberadamente sino que es producto de un aborto espontáneo, donde las mujeres jamás ven a su abogado defensor o no hablan español por lo cual no saben de lo que se les acusa, entonces es cuando hablamos de que la legalización del aborto también se vuelve un tema de justicia social para las mujeres para que no sean juzgadas por un delito que jamás cometieron y que incluso el Estado puede ser responsable por no contar con un proceso penal abocado a los Derechos Humanos(1) .

El asunto es que el tema del aborto no debería estar ligado al tema de la desigualdad social, ya que aunque la Constitución Política refiere artículos hacia la no discriminación por origen étnico, género y al derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número de hijos(as) que desea tener, la realidad es que esto no existe todavía para todas las mujeres en México.

El pasado 11 de octubre se celebró el día Internacional de la niña. El tema escogido  de este año es la Igualdad de las niñas. Su progreso no sólo es bueno para ellas; también lo es para sus familias, comunidades, naciones y el mundo. Las niñas siempre han cambiado el mundo; esta generación puede hacerlo aún mejor. (ONU, 2016)

Todos los días, las niñas hacen frente a la discriminación y la violencia en todo el mundo. El Día Internacional de la Niña centra la atención en la necesidad de abordar los desafíos que enfrentan las niñas y promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos. (ONU, 2016)

En cuanto estadísticas en México 11 mil niñas entre 10 y 14 años dan a luz cada año, 32 niñas son madres diariamente (Secretaría de Salud, 2016). Es importante mencionar que los embarazos en niñas menores de 14 años son producto de violencia sexual. En más del 60% de los casos, los agresores son familiares o personas conocidas por la víctima, quienes a través del chantaje, el engaño, las amenazas, y otros, ejercen violencia (Equidad de Género, 2016).

Obligar a una niña/mujer a continuar con su embarazo producto de una violación, es una tortura tanto psicológica como física, representa que la idea que tenemos de la maternidad está muy por encima de sus Derechos Humanos, es otro tipo de violencia que atenta con sus planes de vida con su bienestar emocional ¿Por qué hay 32 embarazos diariamente sí el aborto en caso de violación es legal en todo el país? ¿Qué está pasando que no está llegando esta información a las niñas para que puedan decidir libremente?

Buscamos que todas las mujeres tengan acceso a una maternidad placentera no a una idea de la maternidad que suele tener más fantasía que realidad, que los hijos/as producto de esa maternidad tengan acceso a una vida libre de violencia ¿Suena utópico buscar bienestar común?

Lo que necesitamos es que las y los ciudadanos(as) sean más empáticos con otras realidades humanas ya que el aborto se analiza desde diferentes aristas, apostarle a una única solución es acortar las posibilidades de un aborto seguro, necesitamos reconocer la desigualdad en la que participamos, necesitamos una justicia con perspectiva de género, que no sean sólo un expediente más del cual muchas veces ni el juez le pone un rostro, necesitamos dejar de juzgar a una mujer por una elección libre y responsable. A partir de la realidad es sólo entonces cuando podremos apostar por un sistema jurídico más equitativo que realmente mire a nuestras mujeres. Ω

Referencias

1. Para más información ver documental: “La historia después de…” Las libres

Para más información ver documental: “En defensa propia por una justicia con perspectiva de Género”

Referencias:

GIRE. (2015). Niñas y mujeres sin justicia. Recurso electrónico. Recuperado en: https://www.gire.org.mx/publicaciones/hojas-informativas/camp28sep.pdf

ONU (2015)  Día Internacional de la niña 11 de Octubre. Recurso electrónico. Recuperado en: http://www.un.org/es/events/girlchild/index.shtml

Las Libres (2014). ”La historia después de…” Documental. Recuperado en: http://www.un.org/es/events/girlchild/index.shtml

Equidad de Género (2016). Recuperado en: http://www.equidad.org.mx/index.php/es/

Fb: /DdeserJovenesQro

Tw: @DdeserQro

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s